Diosa Mané

Diosa Mané
Mané Castro Videla - Mujer Poeta y Artista Plástica Argentina - Española

lunes, 22 de agosto de 2011

El Banquete - Platón

Platón es un joven de veinte años, de familia aristocrática, con ambiciones políticas, que comienza a frecuentar la compañía de Sócrates. Platón situará su obra hacia el año 416 a. C. y Dóver, hacia el 385 a. C. Platón es el primer filósofo de quien conservamos la obra completa. Esta comprende 28 obras de diversas extensión, y todas ellas escritas en forma de diálogo.
De una tratado filosófico esperamos que, tras una serie de argumentaciones, llegue a una conclusión.
Sin embargo, esto casi no ocurre en los Diálogos, y puede percibirse de forma particularmente clara en los de las primeras épocas.
En esta obra se nos muestran una serie de diálogos centrados en la ideología del Amor y por ende de su Dios Eros.
Los libros de Platón se han clasificado en tres etapas; el Banquete se encuentra en la Etapa de Madurez, por eso se considera uno de sus más bellos y perfectos diálogos.
Así pues, en la mayoría de los Diálogos hay un “sí, pero...”, una aplicación continua de la ironía.
En el Banquete, los diálogos y los discursos aparecen en el marco de otro diálogo en el que se narran aquellos.
Nos encontramos así con tres planos narrativos: el primero, donde Apolodoro, a raíz de haberse acordado de una conversación con otros personajes, en concreto con Glaucón, cuenta a un amigo y a otros, el relato que a él mismo le había contado Aristodemo, uno de los personajes asistentes al banquete.
En el transcurso del relato de esta reunión, los invitados deciden realizar una exposición improvisada de lo que cada uno concibe acerca del Amor, mostrando cada uno sus propias ideas.
Existen seis discursos, gradualmente mejor argumentados y expuestos, las diferentes visiones (médica, cómica, trágica, etc.) que se tenía sobre el Eros, dios del amor, ayudados por la mitología y grandes historias griegas.
Este debate filosófico tiene un fondo, los diferentes personajes se han reunido gracias a la celebración de la gran victoria de la obra de Agatón. Celebran un banquete, un banquete es un conjunto de conversaciones y discursos sin mucho orden, donde abunda la chanza del tipo sexual y machista y la burla de la homosexualidad masculina.
Animados por el vino, eran capaces de pronunciar discursos, cantaban o se divertían de acuerdo con el programa que fijaba el symposiarchos, el presidente del banquete, (en este caso el médico Erixímaco, aunque el verdadero inspirador del discurso fue Fedro, que considera de gran olvido el tema del amor, ya que ningún poeta ni sofista había compuesto algo en honor a un dios tan grande, debido a que era una divinidad de las menos políticas y familiares)que fijaba también la cantidad de vino a beber.


Prólogo
Apolodoro es interrogado por Glaucón y otros amigos que desean saber sobre una reunión celebrada en casa de Agatón años atrás. Éste se dispone a contarla porque Aristodemo, que estuvo en el banquete, se la contó a él, pero no por experiencia propia. Apolodoro, para hacer más interesante su camino de regreso a Atenas, comienza su relato.
El joven Aristodemo se encuentra casualmente con Sócrates, y le pregunta hacia donde se dirige. Sócrates le dice que a casa de Agatón, a celebrar el gran triunfo de su tragedia, que se había estrenado el día anterior. Sócrates decide invitar a Aristodemo al banquete y acude al banquete de Agatón.
Todos sus miedos desaparecen cuando Agatón se alegra de verlo. Sócrates tarda en hacer presencia en el convite porque se ha quedado ensimismado en sus pensamientos en un portal cercano.
Los comensales dedicen beber moderadamente. Erixímaco plantea despedir a la flautista y dedicar la velada a escuchar los discursos que cada uno de los asistentes hará en alabanza al dios Eros.
Aquí comienzan los distintos diálogos.
El prólogo se puede dividir en cuatro partes diferenciadas:
  • El camino a la ciudad
  • Apolodoro se encuentra con Sócrates
  • Aristodemo entra en casa de Agatón
  • El Amor como tema
Discurso de Fedro
Fedro es el primero en tomar la palabra. Fedro es un joven estudioso de la filosofía, gracias a la cual ha podido purificar su mente y su espíritu.
En su discurso Fedro argumenta que Eros es:
  • ORIGEN-. El más antiguo de los dioses, y por eso el origen del universo se debe a el. Debido a que nunca se ha mencionado a sus padres, y enumera diversos ritos que ponen a Eros como el primero de los dioses. Hesiodo coincide con Acusilao en que después del Caos se produjeron dos seres: la Tierra(Gea) y el Amor(Eros). El amor es el que hace que los demás dioses se enamoren entre sí y engendren otros dioses.
  • UTILIDAD-. El amor es fuente para el espíritu humano de una inspiración que lo lleva a guiar su vida a grandes valores como la virtud, la felicidad y el honor. El amor hace vivir a los hombres honestamente. Lleva a hombres y mujeres a los mayores actos de sacrificio y heroísmo, de tal manera, que si se creara un ejército de amantes y amados sería invencible. Es el responsable de los mayores bienes sociales e individuales para el hombre, pues nada mejor para el amante que un amado(y viceversa). Sólo entre amantes se sabe morir uno por el otro. El amante goza de mayor divinidad que el amado pues el primero está inspirado por Eros. Sin embargo, los dioses valoran más el sacrificio del amado que el del amante precisamente por la carencia de divinidad.
  • EJEMPLOS-.
    • La amada que muere, por amor, en el lugar de su amado.
“Sólo los que aman quieren morir por otro, tanto hombres como mujeres”. Pone como ejemplo a Alcestis, la hija de Pelias, que murió por su marido, después de hacer insignificantes para su marido sus padres.
    • El poeta que esquiva la muerte.
“No muere por su amor a la amada”. A Orfeo, el hijo de Eagro, le despidieron del Hades mostrándole el fantasma de su mujer,( por la que había ido) porque se comportaba cobardemente.
    • El amado que muere tras la muerte de su amante.
A Aquiles, el hijo de Tetis le ocurrió esto. Escogió morir para vengar la muerte de su amante Patrolo.
  • CONCLUSIÓN-.El amor procura la felicidad al hombre, y le hace dichoso en la Tierra y en el Cielo.
Fedro alaba las relaciones entre personas del mismo sexo, en especial entre hombres.
(Después del discurso de Fedro hubo algunos otros de los que Aristodemo no se acordaba bien, por lo tanto no tenían importancia.)


Discurso de Pausanias
Éste a diferencia del anterior, no es un joven sino un hombre maduro a quien la edad y la filosofía han enseñado aquello en lo que la juventud no repara, aquí representada en Fedro.
Corrige éste lo que hay de excesivo en el anterior elogio. El Amor no camina sin Afrodita, es decir, que no se explica sin la Belleza. Se plantea, así, por vez primera la relación entre el Amor y lo Bello. El enamoramiento del alma debe estar por encima del enamoramiento del cuerpo.
Distingue entre dos Eros puesto que también hay dos Afroditas, una, la más antigua, hija de la madre de Urano, Urania (Celeste). Otra, más joven, hija de Zeus y Dione, a la que llamamos Pandemos (Vulgar).
Toda acción no es en sí misma ni bella ni vergonzosa.
Por lo tanto, no todo el amar ni todo el Eros es siempre bello ni digno de ser elogiado, sino sólo el que nos empuja a amar bellamente.
  • EROS PANDEMOS-.Es verdaderamente vulgar, se ejercita en lo que se encuentra al azar. No tiene ningún valor, es deshonesto y malo. Es el amor de los hombres débiles, que buscan sólo satisfacerse, se deja vencer por los impulsos. Proviene del engendradamiento del macho y la hembra. Es un amor sensual, brutal, popular, sólo se dirige a los sentidos, es un amor vergonzoso y que es necesario evitar. Este estilo se entiende en las repúblicas de Beocia y Elide.
  • EROS URANIA-.Es mayor y libre del desenfreno. Es hermoso y bueno. Es un amor más maduro, sereno, constante y fiel. No se deja vencer por lo exterior, busca lo interior. Es el de los jóvenes. Sólo participa el macho. Se defiende la pederastia a través de este Eros. Según Pausanias, es un amor más espiritual (Amor Platónico). Quien está bajo el influjo de este Eros, busca una relación permanente para la educación física y la filosofía así como, para educar a su amado en la sabiduría y el valor. Es un amor de gran valor para la ciudad y para los ciudadanos. Este estilo se entiende en Ática o Lacedonia, Jonia. En Atenas se permite la posibilidad de alabar al enamorado. Tanto los dioses como los hombres conceden total libertad al amante. Pero con respecto al amado está censurado su comportamiento.
Considera que es mejor “amar a las claras que en secreto” y la relación que surge es más noble y menos interesada. Según él, debería existir una ley que prohibiera amar a los muchachos jóvenes, pues no se sabe que pasará con su alma y con su cuerpo cuando estos crezcan, no se sabe si gozarán de virtud o de maldad. Existe una voluntariedad en los amantes de hacerse esclavos de los amados. Esta voluntariedad es una virtud, ya que si alguien desea servir es para obtener del otro algo que le haga mejor en algún saber.
El entregarse para hacerse mejor es bello y, esta clase de amor pertenece al Amor de Afrodita Urania.
Por lo tanto, el Amor no es ni hermoso ni feo: será hermoso si se ama guiado en pos de la honestidad y de la virtud y feo si se hace lo contrario.
Esta distinción entre los dos Eros demuestra que este discurso está pronunciado con un entendimiento más profundo y con una conciencia más elevada que la del primer discurso.


Discurso de Erixímaco
En realidad es el turno de Aristófanes, pero como a este le sobreviene un ataque de hipo le pide a Erixímaco que intervenga en su lugar a la vez que le pide un remedio para el hipo, ya que Erixímaco es médico. Erixímaco le da un triple remedio (-“Haré ambas cosas. Porque yo hablaré en tu turno y tú, cuando se te hay pasado, lo harás en el mío. Mientras, espera a ver si , conteniendo la respiración...” y otros dos remedios) y toma la palabra.
Empieza aceptando el dualismo del Eros, pero va mucho más allá pues Pausanias y afirma que tal dualismo no se ve sólo en el amor, sino también en todos los seres, incluidos los divinos. En todos hay un impulso negativo y otro positivo, por lo que debemos mantener un equilibrio y moderar a ambos para conseguir la armonía. Da varios ejemplos, tomando como punto de apoyo a la medicina:
      • Medicina-.La define como el conocimiento de las tendencias amorosas del cuerpo con respecto a llenarse y a vaciarse. La salud del cuerpo proviene de la armonía, y está en la labor del médico lograrla cuando está enferma y cuidarla para que se mantenga.
      • Gimnasia y agricultura y otras artes-.Se rigen al igual que la medicina.
      • Música-.La combinación de sonidos y ritmos diferentes logran esta armonía. Heráclito afirma que el Uno “concuerda consigo mismo al diferir de sí mismo, como la armonía del arco y de la lira”.
      • Mántica-.En la comunicación entre hombres y dioses, toda impiedad por parte de los dioses, puede haber sido ocasionada por no complacer al Eros ordenado.
      • Astronomía (estaciones del año)-.El Amor celeste trae prosperidad y salud a los hombres, animales y plantas. El Amor inconsciente destruye y daña, epidemias y escarchas son fruto del desorden de las tendencias amorosas.
Pero es preciso para todo ello un buen maestro que dirija a los hombres ordenados y a los que no lo son, para que conserven su Eros bello. Hay que vigilar ambos Eros, pues ambos se encuentran en todo.
El Amor es un poder universal, un poder que se alcanza sólo cuando está aplicado al bien y la justicia, logrando felicidad y paz. Esta fuerza esta representada en la relación que existe entre lo opuesto: grave y agudo, rápido y lento, sano y enfermo, frío y caliente, húmedo y seco, etc.
En esta intervención sobresale la analogía con ciertos movimientos presocráticos, como la teoría de los contrarios de Heráclito (afirmación de la tensión entre pares opuestos), las fuerzas amor/odio de Empédocles como fuerzas de unión y disociación, etc.
Este discurso es mejor y más profundo que los anteriores, aunque hay un cierto grado de arrogancia profesional.
Eríximaco deja la palabra a Aristófanes, permitiéndole que le rebata. Aristófanes hace una pequeña broma y Erixímaco hace intención de perdonarle.


Discurso de Aristófanes
Aristófanes señala que hablará de un modo diferente a como lo han hecho anteriormente Pausanias y Erixímaco. Aunque sea cómico, oculta pensamientos profundos.
Cree que los hombres han ignorado la gran fuerza que desprende el Amor, ya que si no le hubieran elevado Templos y Altares para rendirle sacrificios.
Nos define al amor como a un íntimo anhelo de restitución de una plenitud perdida, de reencuentro con un total. Uno mismo con el ser amado. Aristófanes nos narra una antigua leyenda sobre Efialtes y Oto, hijos de tesalio Aloeo, que encadenaron a Ares e intentaron escalar el cielo para derrocar a Zeus (Homero).
Expone que, en la antigüedad, la humanidad se dividía en tres géneros, el masculino, el femenino, y el andrógino (del griego Andros-Hombre y Gino-Mujer). Los seres que pertenecían a esta última clase eran redondos, con cuatro brazos, cuatro piernas, dos caras en la cabeza y, por supuesto dos órganos sexuales. Estaban unidos por el vientre. Eran seres tan terribles por su vigor y fuerza que se sintieron suficientes para atentar contra los dioses. Puesto que Zeus no podía destruir la raza humana, dado que ésta era la que adoraba a los dioses, los castigó partiéndolos por la mitad. Apolo los curó dándoles la forma actual que tienen ambos sexos, y más tarde pasó adelante sus “vergüenzas”.
El Amor desde tiempos inmemoriales trata de unirlos, de manera que, cuando se encuentran se unen de tal forma que es para toda la vida, tratando cada uno de reunirse y fundirse con el amado y convertirse de dos seres en uno solo, de manera que tan solo podría alcanzar la felicidad nuestra especie cuando se dé el tiempo en que la mitad de la Humanidad se encuentre con su otra mitad.
Cada mitad de un hombre y mujer primitivos se entregan a la homosexualidad en busca de su otra mitad, en tanto que, la mitad del andrógino se entrega a la heterosexualidad en busca de su otra mitad.
Es por ello que todas las formas del Amor son verdaderas, sin embargo Aristófanes afirma que el amor de un hombre a una mujer es inferior y el de un hombre hacia otro hombre superior y verdadero.
El Mito del Andrógino explica maravillosamente la sensación de plenitud que da la unión amorosa y, al propio tiempo explica la polarización del amor hacia uno y otro sexo desde el mismo comienzo de la vida.
Aristófanes en su discurso describe al Eros como un deseo apasionado por algo que es afín a nuestra naturaleza. Explica dos misterios: el origen del impulso erótico y la naturaleza del estado de perfección. También nos dice que para alcanzar el amor verdadero hay que obrar a favor de los dioses y no enemistarse con ellos, asimismo, habrá que remontarse a la naturaleza primitiva para encontrar el verdadero amor. Debemos tener cuidado pues, si caemos de nuevo en la arrogancia Zeus podrían volver a castigarnos y quedar reducidos a un cuarto del hombre original.
Nombra a Pausanias y a Agatón, para que no le interrumpan puesto que son amantes.


Después del discurso de Aristófanes, Sócrates se pone a dialogar con Agatón y Erixímaco y pone en duda su capacidad para superar los anteriores discursos junto con el de Agatón.


Discurso de Agatón
Habla ahora el anfitrión, desde su punto de vista de poeta. En primer lugar indica que piensa suplir una carencia que han tenido los oradores anteriores, ya que estos han hablado de las consecuencias de Eros pero no de su naturaleza por lo que él centra su discurso en la naturaleza del dios, aunque también habla de sus consecuencias. Para ello recurre al principio de lo “semejante con lo semejante”, propio del pensamiento presocrático. Eros para él:
  • El más feliz, porque es el más hermoso y mejor.
  • El más joven de los dioses y el que se intenta mantener toda la vida joven, huye de la vejez. Coincide con Fedro en muchos puntos, pero comenta que en su opinión Eros no es más antiguo que Crono y Japeto.
  • El más bello, tierno, amable, bondadoso, dulce y delicado (ya que camina sobre lo más blando de los seres humanos, el alma), que lleva al placer supremo. Señala lo perjudicial que es para los hombres no gozar de sus beneficios. Ablanda a aquellos que eran duros y los hace más sensibles y amables.
  • Entre Eros y la desproporción hay una continua guerra.
  • Es bello de tez porque vive entre las flores, pues lo que no está en flor es marchito.
  • Es flexible porque es capaz de replegarse sobre sí mismo y esconderse en el menor de los resquicios del espíritu.
  • El más prudente, ya que ningún placer es mayor que Eros, no puede el hombre inclinarse hacia otros placeres menores, domina el resto de los placeres y deseos.
  • El más justo, máxima expresión del autocontrol, impera sobre los placeres y deseos.
  • El más valeroso, incluso Ares (dios de la guerra) es incapaz de hacerle frene.
  • Es sabio, es el más grande de los poetas porque es quien inspira la poesía.
  • El más hábil, es el dios motor de todas las habilidades y artes.
  • No conoce ni la violencia ni la guerra, pues las luchas que acontecieron entre los dioses son anteriores a él.
  • Es quien crea “paz en los hombres, en la mar bonanza sin viento, reposo de los vientos y sueño en la tristeza”.
Agatón distingue el mundo de la Necesidad, que domina la naturaleza y el cuerpo, del mundo del Eres, que domina la psique (el alma).


Las consecuencias que se derivan de él son varias:
         Nos quita aspereza, hostilidad.
         Nos llena de intimidad y familiaridad.
         Nos hace actuar correctamente.
         Nos despoja de rudeza.
         Nos procura mansedumbre y nos despoja de crueldad.
         Admirado por dioses y sabios.
         Padre del lujo, esplendor, delicadez, gracia, pasión,añoranza.
         Se preocupa de buenos.
        Adorno de dioses y hombres.
        Es guía de fiestas, danzas y sacrificios.


En este discurso, se sienta el correcto principio metodológico en el que se basará Sócrates: para elogiar algo, primero hay que hablar de su naturaleza y posteriormente de sus efectos.
Podemos dividir el discurso en cuatro partes:
      • Método del discurso.
      • La belleza y la virtud de Eros.
      • La sabiduría de Eros.
      • Alabanza a Eros.
Discurso de Sócrates
  • Transición al discurso de Sócrates
Una vez finalizado su discurso, la mesa entera aplaude a Agatón y lo felicita, señalando Sócrates que este ha hecho un comentario admirable sobre Eros. Este discurso es el preludio a la intervención de Sócrates.
Erixímaco manifiesta que Agatón habló muy bien, pero pone en duda el que Sócrates se encuentre en dificultades. Para Sócrates, los discursos han ido aumentando en calidad.
  • Conversación Agatón- Sócrates: La Dialéctica
Sócrates, sintiendo que no es capaz de alzar palabras alusivas a Eros con la misma grandeza con que lo han hecho sus compañeros, decide desearles buenas noches y retirarse sin realizar su discurso.
Dice, sin embargo, que puede realizar un discurso a su modo, realizando comentarios diversos que no traspasarán los límites de la verdad.
Tal y como hace en otras obras, Platón nos deja para el final a Sócrates, el cual, en la primera fase del discurso realiza ciertas preguntas con las que llega a deducciones lapidarias y que, luego desarrollará.
Esta es la parte crítica. Las preguntas son formuladas por el maestro y contestadas por el último en hablar: Agatón.
Sócrates adoptará una condición de alumno y se presentará como un ignorante, que pregunta lo que no sabe, para luego replicar y lograr su cometido.
Pero el diálogo que mantiene con Agatón no es un intento de superar los discursos anteriores, sino, más bien, precisar y corregir errores de apreciación.
Pregunta si en realidad el Amor es el amor de algo o si no lo es de nada. Tras varias conversaciones se confirma que el amor debe de ser amor de algo, pero de algo que nos falta.
Por lo tanto es el deseo de poseer aquello que no se tiene. Si esto que se ha dicho es correcto, y si se afirma que el Amor ama a la belleza, entonces carece de la misma y por lo tanto se ha dicho anteriormente una contradicción: el Amor no es bello.
  • Intervención de Sócrates: diálogo Diotima- Sócrates (1ªParte)
Sócrates con la humildad que lo caracteriza pasa a narrar un diálogo que mantuvo tiempo atrás con una sacerdotisa llamada Diotima, una mujer de Mantinela, que sabía entre otros temas, mucho del Amor:
Eros no es ni bello ni bueno, pero esto no significa que sea malo o feo. Es más, Eros no es un dios sino un intermediario entre los hombres y los dioses.
Es, por tanto, un demon, aquello se aproxima la relación entre humanos y dioses manteniendo la armonía entre ambos.
El mito de la creación del Eros nace en un festín celebrado en el nacimiento de Afrodita. Su naturaleza es debida a sus progenitores, Poros embriagado de néctar, decide salir a descansar y Penía, impulsada por su pobreza, decide tener un hijo de Poros. Es así como se transforman en los padres de Eros, y este en compañero de Afrodita, ya que ama a la belleza y ella es hermosa. Tiene las cualidades de ambos, por un lado Penía (Pobreza): pobre, rudo, seco,indigente, miserable, desarreglado, descalzo y sin hogar; por otro lado Poros (Riqueza, Recurso, Abundancia): avaro de lo bueno y lo bello, valiente, apuesto, enérgico, astuto, cazador avispado, ávido de conociemiento, amante del saber (filósofo), mago terrible.
Se plantea como un ser que es al mismo tiempo mortal e inmortal. En el mismo día esta floreciente y lleno de vida, pero llega a extinguirse para llegar a revivir en el futuro.
Todo lo que tiene lo pierde, pero nunca será ni pobre ni rico.
Eros no es un sabio (pues desea la sabiduría y, por tanto, no la tiene) pero tampoco es ignorante (pues sabe que existe la sabiduría), es por lo tanto algo intermedio entre el saber y la ignorancia.
No es un dios, porque estos nunca filosofan ni desean ser sabios pues ya lo son, tampoco es un ignorante puesto que no filosofan los que no quieren ser sabios “puesto que en esto estriba el mal de la ignorancia: el no ser ni noble, ni bueno, ni sabio y en no tener la ilusión de serlo en grado suficiente.Así que el que no cree estar falto de nada no siente deseo de lo que no cree necesitar”.
¿Entonces quiénes son los que filosofan?: los que, al igual que el Amor están en un punto intermedio.
Diotima considera que la Filosofía es un medio para llegar a la sabiduría siendo como es, una de las cosas más bellas y deseables y el Amor es amor respecto de lo bello, por lo que el Amor tiene que ser filósofo necesariamente.
Agatón creía que el Eros era el amado, no el amante, por eso no le parecia del todo bello, porque lo que es digno de amor es lo bello.
  • Intervención de Sócrates (2ª Parte)
    • La función de Eros
Los discursos anteriores, especialmente el de Agatón, habían insistido en la estrecha relación de Eros con la Belleza. El amante desea la posesión de lo que es bello, pero ¿cuál es la razón de ese deseo?. El Eros lo es de las cosas bellas. Una primera explicación consiste en identificar lo bello con lo bueno. El Amor sería la aspiración a la posesión del bien, que depara la felicidad. Por eso no es preciso preguntar para qué quiere ser feliz el que quiere serlo puesto la pregunta culmina ahí.
    • Generalización de Eros
¿Ese Amor es común a todos los hombres? Sí, sin embargo ¿por qué decimos que unos hombres aman y otros no?
El Amor no consiste en completar las deficiencias de cada uno (buscando la unión con la otra mitad) porque esto supone la querencia de uno mismo, y los hombres están dispuestos a prescindir de sus porpios miembros si éstos no son buenos. Entonces, ¿en qué sentido, puede decirse que lo bello que desea poseer el amante es bueno?. Diotima encuentra la respuesta en los aspectos poéticos, es decir, creadores del amor. La poiesis o poesía es producción o creación, lo que pasa es que este término se ha restringido a la creación de cantos, tragedias y comedias. Al Amor le corresponden la sensatez y todas las demás virtudes de las que, precisamente, son progenitores todos los poetas y aquellos inventores.
La belleza es el signo exterior de la fecundidad en el cuerpo y en el espíritu. El deseo de poseerla es el de procrear en ella.
En resumen, el objetivo del Eros es el poseer siempre lo bueno.
    • Eros productivo
Todos los hombres por naturaleza tienden a procrear en lo bello, no en lo feo. Debido a que la procreación es algo eterno e inmortal, el Eros, por deducción es también inmortal.
    • La trascendencia
¿Cuál es la causa del Eros? Existe siempre debido a que es inmortal, y gracias a la procreación. Porque deja siempre un joven en lugar del viejo, reuniendo las cualidades (físicas como el color del cabello, ojos, carne, huesos ,sangre, etc., y psicológicas, tales como las actitudes, los deseos , las opiniones, los placeres, las penas, los temores, etc.), de sus antecesores, aunque no todas.
Algunos conocimientos aparecen ya con nosotros, y sin embargo se pierden. Por eso se estudia, para salvar el conocimiento perdido.
Los hombres aman la inmortalidad, el impulso erótico es la manifesacón de la inmortalidad.
(En el Banquete la palabra erótico hace referencia al Amor, en ningún momento se utilza con relación al amor carnal).
Al engendrar esos hijos se procuran la felicidad para el futuro. Su función ,es además, la de asegurar la perpetuación de la especie y del conocimiento.
Aquellos hombres que son fecundos en el cuerpo son amantes de las mujeres y buscan la inmortalidad en sus hijos. Pero aquellos hombres que son fecundos en el alma, anhelan dar un su fruto, la sabiduría y otras formas más elevadas.
    • Ejemplos preclaros
La más bella forma de prudencia y justicia y en concreto de Eros son la organización de las ciudades y las poblaciones.
  • Intervención de Sócrates (3ª Parte)
Según el filósofo griego, y según le narró Diotima, existe una vía ascendente para conocer el verdadero amor, para llegar a la contemplación de lo bello en sí. Se trata de un ascenso erótico que contempla los siguientes grados o pasos:


El amor a la belleza corporal que posee dos momentos: el amor a un cuerpo bello determinado y el amor a la belleza corpórea en general. Es un paso de lo múltiple a lo perecedero, de lo único a lo eterno, del llegar a ser al ser. Su hilo conductor es la belleza, la cara de la verdad.


El amor a la belleza de las almas, es decir, a la belleza moral que se manifiesta en los quehaceres y en las reglas de conducta de los hombres: sentimientos y acciones.


El amor a los conocimientos, el cual trasciende la servidumbre de los seres concretos. Aquí se encuentran la belleza de los comportamientos y de las leyes. Allí se siente enamorado de todas las ciencias, cuay belleza inspira, los más elevados pensamientos y todas las ideas que constituyen la filosofía.


El amor a lo bello en sí, el cual es el nivel supremo de amor y que se nos revela de súbito, cuando hemos recorrido correctamente los senderos anteriores en todas tus etapas. Esta meta es el Amor, idea de lo bello en su esplendedor. Esa belleza es eterna, increada, impercedera, estable, real , sencilla, a través de la cual se encontrarán todas las demás, que son un reflejo de ésta.


A través de la creación de la verdadera virtud llegamos al inmortalidad por parte de la Belleza. El que cría una virtud verdadera puede llegar a ser amigo de los hombres, y ser inmoral. Las cosas son bellas porque participan de la Belleza. Cuando el hombre contempla esta belleza adquiere su valor por vivir.
Finaliza Sócrates señalando la importancia de rendir culto al Amor. Toda la mesa elogia sus palabras y su relato


Discurso de Alcibíades
  • Irrupción de Alcibíades
La respuesta al discurso de Sócrates es menos entusiástica que ante el discurso de Agatón, y el clímax que se ha creado en la intervención de Sócrates se ve roto por la irrupción de Alcibíades y compañía.
Aristófanes se disponía a realizarle algunas objeciones a Sócrates, cuando fuertes golpes sobre la puerta llaman la atención del grupo.
Alcíbiades hace entrada, borracho, con un grupo de amigos.
Alcibiades corona a Agatón, pero rápidamente se da cuenta de la presencia de Sócrates. Critíca a Sócrates por acostarse en el lecho con el más bello no con el más gracioso. Sócrates pide consuelo a Agatón. Se proclama rey de la fiesta, pidiendo bebida abundante y coronando también a Sócrates.
Inspirado por Dionisio, comienza el elogio del maestro, ya que Erixímaco le propone que hable del Eros, sin embargo, Alcíbiades no puede honorar sino a Sócrates. No hablará del Amor, sino de sus amores. Sus celos por Agatón le impulsan a comenzar el discurso, ya que tuvieron una “relación amorosa” entendida desde el punto de vista de Alcibíades.
  • Discurso de Alcibíades
Elogio haciendo símiles, lo compara con los silenos (los silenos eran divinidades parecidas a los sátiros, ambas famosas por su sexualidad, que acompañaban a Dionisios, dios del vino y del delirio místico), pero el símil más llamativo es la comparación con el sátiro Marsias, quien hacia saltar y agitarse a todo aquel que lo escuchaba tocar, este mismo efecto provocan las palabras de Sócrates en aquel que los oye. Él mismo como su discípulo reconoce que sus palabras le hacen palpitar el corazón con violencia emocionándolo hasta las lágrimas, ni Pericles le hacía sentir eso. Su forma de vida, sus charlas y su manera de ser hacen que Alcibíades se sienta avergonzado, es decir, esté enamorado de Sócrates.
Para olvidarlo se ocupa de política, ya que al lado de la filosofía no tiene valor.
Afirma que el maestro siente una amorosa inclinación hacia los bellos mancebos, pero sin embargo hace hijos a su mujer, y frecuenta burdeles. Su forma interna es de que posee una templanza infinita, llega a rechazar al propio Alcibíades que se mete en su mismo lecho y declara su amor. Su valor y resistencia a las fatigas se lo demuestra en la toma de Potidea que, incluso en el invierno andaba descalzo. En una ocasión delante de sus compañeros de milicia y, habiendo concebido algo en su mente, fue capaz de estar de pie, inmóvil, durante un día entero.
Demuestra que Sócrates es único, y al contrario que otros no se puede comparar con nadie más. No se puede volver a repetir.
Considera que, los discursos de Sócrates en principio parecen ridículos al igual que harían los sátiros o los silenos, pero esxaminando su contenido, son los únicos que tienen sentido.
Sócrates y Agatón se unen al descubrir que Alcibíades había querido con su discurso separarlos.
Sócrates queda fijado como el arqueotipo de filósofo, y como la imagen misma del Eros y de la Belleza. Castro, valeroso, resistente a los efectos del vino, impasible al frío, capaz de estar un día y una noche meditando absorto en sus pensamientos.
Terminado el discurso, todos los allí presentes se ríen del discurso de Alcibíades por su franqueza.Se supone que le hubiera tocado a Sócrates hablar sobre Agatón, pero nuevos juerguistas entran en la casa de Agatón, y se produce un gran alboroto y desorden donde todo el mundo comienza a beber. Erixímaco, Fedro y otros, abandonan la casa. Aristófanes, Agatón y Sócrates conversan, pero finalmente los dos primeros caen dormidos y Sócrates abandona la casa para seguir su jornada en el Liceo, acompañado de Aristodemo, para luego acabar recostado en su cama.
Este último discurso nos índica cómo la filosofía nunca concluye, además propone un nuevo tema, el de la escritura.


La filosofía que se establece en esta obra es, la filosofía como amor, que conduce a la belleza La filosofía es el inconformismo ante el saber, cada vez se desea saber más, se ama al saber, por medio de preguntas, se buscan las explicaciones.
Todos los dialogos o discusiones tienen sus explicaciones, con una culminación de ellos en Sócrates.