Diosa Mané

Diosa Mané
Mané Castro Videla - Mujer Poeta y Artista Plástica Argentina - Española

jueves, 30 de enero de 2014

La gran farsa, Mané



El vacío la ahoga
en la obediencia silenciosa
en la nada del pasado
en el fracaso
y las noches de tormento
de las apariencias
de la imagen
que le interesaba
delante de los demás
de la burla,
la verguenza
y la ironía
de su voz
La noche golpea
cuando quieta
abraza a la promesa
Golpea al llanto,
arrebata los sueños
y roba la risa.
El vacío la ahoga
el alcohol,
el olor a sexo,
el mandato,
la culpa
y la violencia.
Callo
ni mostró enojo
despacio se levanto
cerro la puerta
y comenzó a andar
a ese cielo nuevo
que la declara
en libertad

Mané

miércoles, 29 de enero de 2014

El hijo, Mané

Mis Principes...


Podria odiarlo
o sentir el odio 
más profundo
sus palabras
revoloteaban
golpeaban 
a puño cerrado.
Iba y venía
sobre su cuerpo,
sobre su mente
y, en el desorden,
la sacudía
con sus manos 
de tinieblas
cubriéndola 
al abismo.
Callo 
callo convencida
que ni la muerte
ni la vida
ni los ángeles
ni los demonios
la quebrantarían
Sentía,
la seguridad, 
la certeza
y la confianza.
Solo sabía
que era una bendición
que la quebraría
y que moriría
en cada día
que abriera
 las puertas en llanto 
donde cada vez 
que su amado hijo 
que hoy latía 
en sus entrañas
mañana sería la razón
de su corazón
Donde las palabras
se quiebran
y el amor
hacia el hijo
es la gloria
de la bendición


@Mané 



martes, 28 de enero de 2014

Presencia, Mané




Tu presencia
se instalo en mi alma
y eres, la hoguera
donde mi piel
y mis entrañas arderán
Quiero tenerte
donde duele mi cuerpo
y amanece
con las heridas del silencio
y la ausencia.
Donde el corazón llora
en la cárcel 
de mi habitación
y el ego se disuelve 
en la arrolladora fuerza del amor,
en la fuerza de la verdad
y, ser el aire
que respiramos
Tu y yo,
al unísono,
donde se impregna todo

Mané






jueves, 23 de enero de 2014

Casi sin querer, Mane



La noche helada
empaño los cristales
y, la soledad 
encadeno su  alma
a  la de su sombra
en el delito de amarse
Se ocultó, 
en la espera gentil
pensando y amando
tan solo en él.
Una tarde gris
de su existencia,
lamenta amarlo
cuando percibe
sentirse morir
en ese mundo propio
y singular de mentiras,
sin él y sin su amor
El miedo a todo
y la angustia
que le roba el sueño
y no la deja ver,
aquello que le hace daño.
Avergonzada huye, corre
y,  se avergüenza  
de tener vergüenza
palabras, insultos,
menosprecio, 
desvalorizaciones,
criticas.
en un sin recibir confirmación.
Un  viejo 
y tibio sueño, la empujó
la quito del camino
del silencio y el dolor, 
de lo real.
Casi sin querer,
cerro las manos.
apretó los labios,
cruzo la calle,
La prisa
la sorprendió
mordiéndose por dentro. 
y,sin mirar atrás
comenzó a andar
y, a juntar en sus ojos
aquellos besos húmedos
y su historia prohibida
La sal de sus palabras
de todos los días, 
la vida en  pedazos,
en que él juraba 
que la quería.
La quería.
no mas lejos
 en donde se cayo 
la seda en vertical
de cada encuentro
y que la sonrisa cubría, 
ocultando el miedo
en la desnuda piel 
de fantasías y agonías.


Mané

miércoles, 22 de enero de 2014

Voy, Mané




Sigo en las arenas,
buscándote
Sola, 
mojada y perdida,
olvidando todo
hasta la mágica luna
de aquella tarde
de amor en poesía
No te veo
ni te siento
en el silencio de la  noche
Tengo frío
en las olas del olvido
como el mar
y busco un sitio
para volver
con un te quiero
al amanecer
en ese mundo tibio
en rima que andas



@Mané



martes, 21 de enero de 2014

Tal vez, Mané



Tal vez
se acabaron las palabras,
las esperas
y los quizás

Tal vez
no debería
preocuparme tanto,
ni esperar 

Tal vez
debería dejar de enhebrar
las letras de colores 
y  tirar los pigmentos,
la trementina y los pinceles

Tal vez
si dejo de mirar al cielo
y preguntar,
encontrare respuestas ciertas
a la  desnuda muerte sin voz
que me viste y estalla. 

Estalla en  los cristales del llanto,
solitario y silencioso.
en el rostro,
la mirada 
y en la voz de las manos 
en la arena del amor

@Mané


jueves, 16 de enero de 2014

martes, 14 de enero de 2014

Enamorada, Mané




Este vaciarse 
es poder saciarme
es resistir al amor
en perderme
entre sus sierras.
Es no querer ceder
el riesgo existencial
de ponerme entre sus manos
y luego prescindir,
es poder perderte
y volver a ser
como era
llevando conmigo
solo el recuerdo.
El deseo vuelve,
una y otra vez.
Sigo queriendo,
deseando
desesperadamente
y teniendo necesidad 
de otra última vez



Mané

jueves, 9 de enero de 2014

Te quiero, Mané



Buscare 
de algún modo. continuar
más allá de tus sierras
y tu voz
en lápiz y papel
Las manos 
expresan, repasan 
y el alma tiembla
con las vocales
y con una u otra 
consonante
al vivir sin ti

@Mané