Diosa Mané

Diosa Mané
Mané Castro Videla - Mujer Poeta y Artista Plástica Argentina - Española

viernes, 24 de febrero de 2017

La noche



Fue sin querer,  fue un error, decías
tratando de consolarme, de calmar
el llanto desgarrado del corazón
con mi alma batiéndose a duelo
con la mente y el cuerpo
hasta la destrucción... hasta enloquecer.
Excusándote, tratando de abrazarme,
tomándome de la cintura,
restando importancia...
Descartando el valor a la palabra,
al amor... Al amor que te dí...
desligándote, jurando amor eterno.
Sin compasión, sin borrar las diferencias
en el lenguaje del dolor...
Fue sin querer,  fue un error, decías
LLoré a morir, a los vientos al decir adiós
rompiendo el dolor en el frío de la nieve
del cristal de la mirada
bajo el cielo más azul sintiendo
la seda de la calma perdiendo el miedo
hasta el aliento del nuevo amanecer

Mané











jueves, 23 de febrero de 2017

Sin apariencias vacías



Solté los miedos e hice frente a los desafios
con mi corazón despedazado
vestido de lágrimas y llantos a mares
hasta sentir el ahogo de mi alma en polvo
sin pasado ni futuro, solo en eterno presente
y el doloroso dolor de la mente,
la desesperación de los vacíos
librando y dando batalla
y esa necesidad de dar la vuelta
a las raíces de la vida
a la integridad, a la dignidad
al respeto y la lealtad al amor
Descubrir-se
sin respirar en la magia de los dedos
esparciendose al cielo como estrellas
en silencio y sin tiempos a Dios
Solté los miedos e hice frente a los desafíos
Alcancé la paz en la intensidad de su luz
y el amor abrazandome fuerte,
recomponiéndome
una a una, todas mis partes rotas
y en el lenguaje frente al viento
Sentí en la piel, la verdad y el respeto
la lealtad de la mirada
en el rocío de la mañana
en la esencia de la nobleza de la existencia
en ser quien soy.
Sin necesidad de aparentar ni sentir la aceptación
ni ser la versión de nadie
Ni ser marioneta ni tener que encajar
ni caer bajo el yugo de la opinión del otro.
Te lo juro, no lo necesito.
No soy lo que tu quieres
ni jamás lo seré
para que sea feliz, tu corazón egoísta
Seré por siempre,
lo juro por Dios, solo yo.

Mané Castro Videla





Solamente el tiempo

Quién puede decir
Donde va el camino
Donde fluye el día
Solamente el tiempo
Y quién puede decir
Si su amor crece
Como su corazón eligió
Solamente el tiempo
Quién puede decir
Porqué sus suspiros del corazón
Como su amor vuela
Solamente el tiempo
Y quién puede decir
Porqué grita su corazón
Cuando miente su amor
Solamente el tiempo
Quién puede decir
Cuando los caminos se encuentran
Que ese amor pudo ser
En su corazón
Y quién puede decir
Cuando duerme el día
Si la noche guarda
Todo su corazón
La noche guarda todo su corazón
Quién puede decir
Si su amor crece
Como su corazón eligió
Solamente el tiempo
Y quién puede decir
Donde va el camino
Donde fluye el día
Solamente el tiempo
Quien sabe - solamente el tiempo
Quien sabe - solamente el tiempo.

domingo, 19 de febrero de 2017

Solo... solo a veces



Solo a veces nada alcanza
son instantes de mundos
deshilvanando la vida
donde nada nos alcanza
y todo nos separa
No hay razón suficiente
de nuestro propio existir
No hay un sentido hondo,
profundo de abrazar el pasado,
lo que fuimos...
Lo que en el ahora, nos hace saber,
ser imperfectos.
Lo que somos... tú y yo
Seres conscientes imperfectos
con la conciencia tranquila
sin nada que ocultar,
sin contradicciones
sin disimulos en demostrar
lo que somos y sentimos
ni callar verdades e injusticias
Solo, solo a veces, tambaleo
cada vez que me distraigo
y callo cuando debería hablar
No alejo mi corazón ante el bullicio
y tu palabra detestable
me lastima y daña
y  tu presencia me asusta
Solo, solo a veces
me olvido de mi y siento miedo
comienzo a anudar y desanudar
y mato el deseo
fluyo en pánico ante la máscara
de la amenaza de la muerte
de la pérdida y la tristeza,
la humillación y el desprecio
Avergonzándome en mi esencia,
a lo que soy y te doy
de la certeza absoluta de amor
y solo, solo a veces
debo confesarte y jurarte
que  solo te reconozco
en el más desgarrante dolor
renunciando a la vida
deslizandote al ras de la tierra
a la luz de las tinieblas

Mané





jueves, 16 de febrero de 2017

... éstas ganas



Estas ganas húmedas
de gritar y llorar hasta el quebranto
empapando la mirada, la piel y las manos
en esa entrega a un nosotros
A callar y a morir
en el minuto de silencio
de recordarse en ese saberse ser,
ser la huella
La huella de la libertad
donde no todo pasa ni pasará
si el dolor es una herida abierta
si se nos cierran los ojos
y se es, peregrino del amor
Si se sufre a gritos y en silencio
en las buenas y en las malas
en los recuerdos recordándonos
en el reclamo de justicia
en el consuelo de la fe
en todos y en cada uno
de estos años habitándonos
Si el dolor se hace carne
y en su intensidad abruma
hasta quemarse vivo por dentro
Siempre se es, un misterio
al dar respuesta desnuda
ante el reclamo a Dios
bajo los cielos más grises y oscuros
y en los pozos sin fondos,
cuando el alma se rompe
y nos estalla de tal modo
que uno termina reconociéndose,
aceptando y abriéndose
a los designios divinos,
díficiles de comprensión
mientras la vida y el mundo se deshace
y uno tan solo, es el dolor
para reencontrarse en el sentido,
hilvanando la sombra
en el peso de  la metáfora,
donde se distingue y se eleva
rechazando la destrucción,
la pulsión a la muerte
y se es cruzando
hasta el más allá, de todos los umbrales
Reconociéndote y reconociéndome
en el enigma concebido
en su verdad manifiesta
entre palabra y silencio
para toda la eternidad, la existencia

Mané Castro Videla






jueves, 2 de febrero de 2017

Pertenencia



Soñé contigo
habitándome
bajo el cielo más azul profundo
ante el lenguaje y la palabra
acogiendo los signos
honrando lo sagrado,
lo que trasciende y nos enraiza
dando paso al sol
en el curso de las lunas
y en el resplandor de las estrellas,
en el crepúsculo del día
y en la oscuridad más oscura de la noche
Soñe contigo muriendo
en lo inhóspito de la muerte
Soñe contigo renaciendo
bajo el cielo ante lo divino
ante Dios y ante ti
reivindicando la esencia
tocándote tu corazón
sintiéndome habitar en tu palpitar
escribiéndote la historia
entre mis dedos
para nunca acabar

Mané










miércoles, 1 de febrero de 2017

En algún lugar del tiempo




Si logras horadar
el misterio de mis ojos moros
rompiendo todos los muros
y esta sensación que me despoja
lanzando al límite, sin culpas
a recluirme a la rebelión
contra todo mandamiento
al horror padecido y concebible
al lenguaje común
a la palabra restringida, burda.
A la indiferenciación
del don de lenguas
y hacer del cielo
el sueño encarnado
palpitando
gestando sin memoria
el nacimiento
de un nuevo mundo
sin necesidad de vivir
en ese doble proceder,
de la necesidad ciega
a ese llamado insaciable
y de esa batalla sin fin
Serás, el aliento
trascendiendo a pronunciarse
la esperanza ante el espanto
que se declara absoluto
sin negaciones
en el saber
de la excelencia
de ser el fruto sagrado
de ser la ofrenda
de ser la rosa más bella
la distinción de la diferencia
del tributo de reconocimiento
de este inmenso amor
que me habita inscripta
en el jardín de Dios

Mané Castro Videla