Diosa Mané

Diosa Mané
Mané Castro Videla - Mujer Poeta y Artista Plástica Argentina - Española

domingo, 26 de febrero de 2017

Sin apariencias vacías



Solté los miedos e hice frente a los desafios
con mi corazón despedazado
vestido de lágrimas y llantos a mares
hasta sentir el ahogo de mi alma en polvo
sin pasado ni futuro, solo en eterno presente
y el doloroso dolor de la mente,
la desesperación de los vacíos
librando y dando batalla
y esa necesidad de dar la vuelta
a las raíces de la vida
a la integridad, a la dignidad
al respeto y la lealtad al amor
Descubrir-se
sin respirar en la magia de los dedos
esparciendose al cielo como estrellas
en silencio y sin tiempos a Dios
Solté los miedos e hice frente a los desafíos
Alcancé la paz en la intensidad de su luz
y el amor abrazandome fuerte,
recomponiéndome
una a una, todas mis partes rotas
y en el lenguaje frente al viento
Sentí en la piel, la verdad y el respeto
la lealtad de la mirada
en el rocío de la mañana
en la esencia de la nobleza de la existencia
en ser quien soy.
Sin necesidad de aparentar ni sentir la aceptación
ni ser la versión de nadie
Ni ser marioneta ni tener que encajar
ni caer bajo el yugo de la opinión del otro.
Te lo juro, no lo necesito.
No soy lo que tu quieres
ni jamás lo seré
para que sea feliz, tu corazón egoísta
Seré por siempre,
lo juro por Dios, solo yo.

Mané Castro Videla





Solamente el tiempo

Quién puede decir
Donde va el camino
Donde fluye el día
Solamente el tiempo
Y quién puede decir
Si su amor crece
Como su corazón eligió
Solamente el tiempo
Quién puede decir
Porqué sus suspiros del corazón
Como su amor vuela
Solamente el tiempo
Y quién puede decir
Porqué grita su corazón
Cuando miente su amor
Solamente el tiempo
Quién puede decir
Cuando los caminos se encuentran
Que ese amor pudo ser
En su corazón
Y quién puede decir
Cuando duerme el día
Si la noche guarda
Todo su corazón
La noche guarda todo su corazón
Quién puede decir
Si su amor crece
Como su corazón eligió
Solamente el tiempo
Y quién puede decir
Donde va el camino
Donde fluye el día
Solamente el tiempo
Quien sabe - solamente el tiempo
Quien sabe - solamente el tiempo.

domingo, 19 de febrero de 2017

Solo... solo a veces



Solo a veces nada alcanza
son instantes de mundos
deshilvanando la vida
donde nada nos alcanza
y todo nos separa
No hay razón suficiente
de nuestro propio existir
No hay un sentido hondo,
profundo de abrazar el pasado,
lo que fuimos...
Lo que en el ahora, nos hace saber,
ser imperfectos.
Lo que somos... tú y yo
Seres conscientes imperfectos
con la conciencia tranquila
sin nada que ocultar,
sin contradicciones
sin disimulos en demostrar
lo que somos y sentimos
ni callar verdades e injusticias
Solo, solo a veces, tambaleo
cada vez que me distraigo
y callo cuando debería hablar
No alejo mi corazón ante el bullicio
y tu palabra detestable
me lastima y daña
y  tu presencia me asusta
Solo, solo a veces
me olvido de mi y siento miedo
comienzo a anudar y desanudar
y mato el deseo
fluyo en pánico ante la máscara
de la amenaza de la muerte
de la pérdida y la tristeza,
la humillación y el desprecio
Avergonzándome en mi esencia,
a lo que soy y te doy
de la certeza absoluta de amor
y solo, solo a veces
debo confesarte y jurarte
que  solo te reconozco
en el más desgarrante dolor
renunciando a la vida
deslizandote al ras de la tierra
a la luz de las tinieblas

Mané





jueves, 16 de febrero de 2017

... éstas ganas



Estas ganas húmedas
de gritar y llorar hasta el quebranto
empapando la mirada, la piel y las manos
en esa entrega a un nosotros
A callar y a morir
en el minuto de silencio
de recordarse en ese saberse ser,
ser la huella
La huella de la libertad
donde no todo pasa ni pasará
si el dolor es una herida abierta
si se nos cierran los ojos
y se es, peregrino del amor
Si se sufre a gritos y en silencio
en las buenas y en las malas
en los recuerdos recordándonos
en el reclamo de justicia
en el consuelo de la fe
en todos y en cada uno
de estos años habitándonos
Si el dolor se hace carne
y en su intensidad abruma
hasta quemarse vivo por dentro
Siempre se es, un misterio
al dar respuesta desnuda
ante el reclamo a Dios
bajo los cielos más grises y oscuros
y en los pozos sin fondos,
cuando el alma se rompe
y nos estalla de tal modo
que uno termina reconociéndose,
aceptando y abriéndose
a los designios divinos,
díficiles de comprensión
mientras la vida y el mundo se deshace
y uno tan solo, es el dolor
para reencontrarse en el sentido,
hilvanando la sombra
en el peso de  la metáfora,
donde se distingue y se eleva
rechazando la destrucción,
la pulsión a la muerte
y se es cruzando
hasta el más allá, de todos los umbrales
Reconociéndote y reconociéndome
en el enigma concebido
en su verdad manifiesta
entre palabra y silencio
para toda la eternidad, la existencia

Mané Castro Videla






jueves, 2 de febrero de 2017

Pertenencia



Soñé contigo
habitándome
bajo el cielo más azul profundo
ante el lenguaje y la palabra
acogiendo los signos
honrando lo sagrado,
lo que trasciende y nos enraiza
dando paso al sol
en el curso de las lunas
y en el resplandor de las estrellas,
en el crepúsculo del día
y en la oscuridad más oscura de la noche
Soñe contigo muriendo
en lo inhóspito de la muerte
Soñe contigo renaciendo
bajo el cielo ante lo divino
ante Dios y ante ti
reivindicando la esencia
tocándote tu corazón
sintiéndome habitar en tu palpitar
escribiéndote la historia
entre mis dedos
para nunca acabar

Mané










miércoles, 1 de febrero de 2017

En algún lugar del tiempo




Si logras horadar
el misterio de mis ojos moros
rompiendo todos los muros
y esta sensación que me despoja
lanzando al límite, sin culpas
a recluirme a la rebelión
contra todo mandamiento
al horror padecido y concebible
al lenguaje común
a la palabra restringida, burda.
A la indiferenciación
del don de lenguas
y hacer del cielo
el sueño encarnado
palpitando
gestando sin memoria
el nacimiento
de un nuevo mundo
sin necesidad de vivir
en ese doble proceder,
de la necesidad ciega
a ese llamado insaciable
y de esa batalla sin fin
Serás, el aliento
trascendiendo a pronunciarse
la esperanza ante el espanto
que se declara absoluto
sin negaciones
en el saber
de la excelencia
de ser el fruto sagrado
de ser la ofrenda
de ser la rosa más bella
la distinción de la diferencia
del tributo de reconocimiento
de este inmenso amor
que me habita inscripta
en el jardín de Dios

Mané Castro Videla


domingo, 29 de enero de 2017

Soy, la obstinada obsesión




Soy, la menos sensata,
la del corazón triste
y los ojos moros llorosos
cantando y danzando la pena,
a la dolorosa pena del amor
a la desgarrante muerte
en el manto de llanto de niño
en el vacío quieto de la inocencia
y en la sed sedienta de amar
hasta el fin del mundo
Soy, la noble menor de las nietas,
la hija única, la de la guerra,
la rebelde, la contestaría.
La que sostiene la mirada
desde el goce del sentido del retorno.
Soy  legítima pura sangre con escudo real,
mitad aria y mitad gitana.
Soy, la de la última palabra
ante la voz ciega y vacía
en las huellas sin lunas, sin soles
del dormitorio oscuro
y en el juego de las copas.
Soy, la más pequeña y la más débil
La huérfana, la de todos y, la de nadie
cargando regalos de ropa y juguetes
por los conventillos de la calle defensa
y en los largos pasillos de hospitales
jugando a ese proceso de elaboración
participando en las singularidades
de la historia del destino- sentido
de un saber insconciente
que anuda y desanuda y el deseo.
A un tirar las barajas y dar de nuevo
a ser más que un par de partidas de canasta a beneficio
para que nada, absolutamente nada, sea omitido.
Soy en permamente conjunción,
andando y aprendiendo a ser, sin fantasmas
conqueteando unas veces de ángel
y otras... otras, solo el demonio, sin mañanas.
Al filo de los bordes del abismo
la que se revela y se despoja de todo
ante el inmenso miedo y el doloroso dolor
de perder el amor
Soy,  el espejo cóncavo, a viva voz viva,
jurando por Dios y la Patria,
cantando estrofas del himno
sintiendo la gloria y el honor
de nuestros soldados, de ti...
Amando y defiendo la República
Soy, esa obstinada obsesión
y hay días que juro por dios
que son los peores
en que me encuentro
solo sola para vivir sin ti

Mané Castro Videla







martes, 24 de enero de 2017

Quede a la intemperie

No hay texto alternativo automático disponible.

Una cosa es la libertad y otra el abuso de la libertad, 

entre el bien y el mal 
andamos aprendiendo en esta vida. 


La libertad es la facultad de elegir y determinar el para que de nuestra propia vida. 
Duele, duele mucho hasta quebrarse pero aprendamos a separarnos de las personas que dicen ser parte nuestra y querernos y abusan, nos gritan, recriminan, nos dicen desde su pequeñez de la mirada lo que debemos hacer y decir pretendiendo amordazarnos porque "ellos" son los que saben y ostentan el poder... 
El poder de la máscara, lo que sin ella se vela, con ella ingresa la luz, aflora, lo que expresa.
Pero la verdad es quien nos aman siempre respetan y nunca golpean. 
Uno no es nunca ese aliento que no tiene vida.
Nuestra vida, nuestro buen nombre y honor no puede ni debe correr por los cauces de los caprichos o las pasiones egoístas y humillantes. 
Somos libres y cada uno está comprometido en el esfuerzo de dar a esto que llamamos la vida, a  su verdadero sentido, elevándose y dignificando.
Solo resta dar las Graciasss por todo lo que ese ser nos enseño, por ese amor que creció en el alma y nos hizo sentir la ilusión de ser que amabas y respetabas, era parte y habitaba nuestro corazón y mente .
Yo soy diferente a ti por esas circunstancias que me ubican y siempre nos diferencian y son esas diferencias, en las que  siempre elijo separarme de ti y de todos,
Son  por los valores, por el vaho de lo vulgar, de lo mediocre y burdo que pueblan en tus palabras y tus acciones hacia mi persona, a tu manera de relacionarte con el resto... A tu elección de ser en la vida.
No tengo ni quiero tiempo y no siento, ni pienso en el deseo  de crearlo para ti... 
Es tanto el sufrimiento, tanto dolor afecto mi autonomía que estoy aprendiendo a sostenerme en los vacíos, a no llenarlos... 
A no resistirme y perderme en ellos, hasta  aceptarlos como parte esencial de mi...
No se cómo pero he comenzado a ir cumpliendo mis sueños en esa parte de mí, de mi propia muerte y de tu muerte y de tus números... 
Estoy transitando ese enigma en que se es a todo lo que se desea hacer y ser... 
Sin condicionamientos, sin tus voces dando golpes y zarpazos 
Nunca creí que a mis sesenta años pudiera sentir que ya no importa mi querer hacia ti...
No es que no lo sienta ni le reste valor, ni mucho menos que no sepa lo que significas como parte de mi historia de lo que algún dia fui y elegí ser...
No eres algo que puedo desoír...
Simplemente el sufrimiento me dio la muerte significada
Me dio el valor de dar vuelta la página otra vez como tantos otros capítulos... sin borrar ni tachar, con el señorío que me distingue, erigiendome en el más allá
A mis destiempos y en las arenas del reloj  quede viva, vivo en un eterno presente, sin compromisos.
Sola y conmigo sosteniendo mi esencia, como siempre he hecho, cuando ya no debo dominar el dolor y es una realidad inescindible del yo.
No es necesario, no te molestes,  no es necesario en que me digas nada...
Tu y tus palabras... tu quedate con todo  y arde en el desprecio, en el mal que trasciendes con todo ello, en la luz del veneno concebido con mi muerte viva por todos los siglos que te habitan...
Te he soltado como quien suelta globos de colores en la inmensidad de la oscura noche en que le dije: 
Dios, te ofrezco mi dolor, mi corazón desgarrado, mi pensamiento que sufre y condena al desencuentro, a la existencia que no me permite ver en esta lucha.
Ahora,  entre el ayer a la noche y este nuevo día, me despliego en alas y soy...

Soy ese tránsito de inmenso sufrimiento, te he perdonado ... Soy, mi compromiso a no permitir nunca el  olvido  ni tu querer,  ni el de nadie  a que mancille ni aniquile a ser esclava en el nombre del amor... 

Lo juro por todo el amor que me habita y por Dios.  Ya, nunca más.


Mané 



lunes, 23 de enero de 2017

Nostalgias





El recuerdo es extraño por estas horas
es como un si nunca nos habitaramos
y como una suerte de defensa
todo lo vivido y sentido no existiera
No existiera el pasado ni el presente
ni menos aún el futuro
Hay un deseo suspendido
Una pérdida de algo ya perdido
Una forma de no saber
y una manera de desear
de detener el tiempo
en que uno se desprende, se aparta
Se rompe el lenguaje y la escucha
y siento el deseo de no ser tocada
al revivir la amenaza de pérdida del yo
La amenaza del sometimiento
tratando de destruirme
en nombre del amor
Y esta inconfesable confesión
librando el corazón de las dudas de la mente
ante la demanda, la obsecuencia y la complacencia
de pertenecer hasta que la muerte nos separe
donde siempre hay que cumplir
y la pasión se transforma en esclavitud
mientras que yo solo quiero ser mujer
Ser mujer sin imposiciones
sin en contra de mi voluntad
Ser madre
y nada más.

Mané Castro Videla














jueves, 19 de enero de 2017

Se que te amo


Asusta la oscuridad,
el abandono y la muerte
y el temblor
de la angustia
Los miedos a enfrentar,
sin poder entender
Sin saber quien soy
cuando me miras
y comienzo a temblar 
al pensar en ti
en cada noche
mordiendo la almohada 
hasta el amanecer
Aunque estes lejos
y duela tanto 
este amor que nace
irracional de amarte 
Amarte, aún si tu no estás
y duele más,
mucho más, sabiéndote
 que debo olvidarte
y ser este deseo 
Deseo de amar 
que me consume
en soledad


 Mané Castro Videla





martes, 17 de enero de 2017

Lo admito




Lo admito llore hasta agotarme y me permití absolutamente todo pero no alcanzo, no fue suficiente para quedar inmovilizada y aceptar hasta morir. Morir de amor, de ti y de mi. 
El amor es mas fuerte que verse atrapada, de querer controlar todo, de las circunstancias, de la angustia y la renuncia. Juro que llore hasta enloquecer, a gritos y sin voz. 
Luché y hasta me armé en la luz del sol evitando que tus palabras sonaran en la piel, la mente y el alma. Sentí vergüenza y miedo de tus señales de intolerancia, de la rigidez del pensamiento, de los celos, la arrogancia, de tu egoísmo y de mi obediencia ciega.
Fue y es así que comencé a aprender a confiar en el amor que habita en mi, en su fortaleza cuando se detuvo el tiempo y tan solo quede, sola y en espera. 
Quedé en la agonía del reloj de arena de las largas noches y crecí en la oscuridad... 
Y, en la ironía del destino me condene a mi misma con mi orgullo y audacia en la profundidad del silencio y el misterio del saber de mi vida, en la entrega y en la imagen de estar aprendiendo a pensar de una manera diferente, de sentir y ser el reflejo de mis pensamientos, de elegir... 
Si, lo recuerdo fue una mañana como hoy, como tantas, donde sin querer... 
Te percibí que quedaste en el capítulo del error y la razón... La locura y la tortura... 
La vida y la muerte... El blanco y el negro... 
Si, quedaste sin darme cuenta en mi, en la memoria, sin trascender, tu y tu amor

Mané 

viernes, 13 de enero de 2017

El dolor



El dolor es más fuerte
la desazón y el fracaso
deshacen la singularidad de la rosa
ya nada convence
es en vano todo
¿De que vale la pena vivir?
si todo se marchita
si todo lo esfimero es más gozoso
si todo es breve, exiguo
si hay un retorno a las cosas,
a la nada
a la taciturna respuesta extraviada
al duelo
al dolor
al sepultamiento
A disolver
A aniquilar
sin retorno
sin comprender
donde uno se pierde
sin poder retornar
a la imagen de si
a tu imagen
a un nosotros
y solo se es.
el rostro ensombrecido
sin resignación y sin fe

Mané



martes, 3 de enero de 2017

Y no, ni tu ni yo... somos iguales




Y no, no somos iguales
desde la intimidad del ser, del erotismo
A mi ni tu ni nadie me define
ni proclama la igualdad
No necesito de ti ni de tu ironía
de que me des un lugar en el mundo
No necesito ni que me idealices
ni tampoco que me denostes
No necesito que hables por mi
desde tu profunda oscuridad
desde tus deseos y reservas
del goce pulsional
del dolor de existir
Tú y yo, no somos iguales
no estoy presta a satisfacer tus demandas
a tus tormentosas pasiones contradictorias
a la extrema precariedad de tu vida
A que devores mi corazón y mi alma
y sienta el fracaso, la traición, el odio,
y tu conciencia moral
de un estilo de amor anudado
de lealtades impuestas
en la perversidad cotideana
de la amenaza sutil patriarcal
Lo siento, he cambiado
no eres tú, soy yo
Soy solo yo, escribiendo
creando mi propia realidad, sin ti
Sin fantasías y sin el martirio de las voces.
Sin distorsiones sino como unidad
y fuente generadora de sentido
del goce de la palabra
en ser solo ese ser
en la medida que se habla.


Mané Castro Videla

jueves, 29 de diciembre de 2016

Sintiendo tu respiración



Noche de miradas y de letras
dando color a nuestro mundo
Noche de enigmas
y de una fuerte ráfaga de viento
despuntando las luces del cielo
de la piel como miel
en la ruta de los labios
Solo un instante bastó
y tu respiración
resonó en todo mi ser.
Quede asombrada,
atrapada en medio del ruido
de tu voz encendida
Temblorosa, pronuncio tu nombre
y te deletreo en colores
Sola, aquí quedo, entre sombras
en las páginas en blanco
mientras el mundo gira y gira
Y yo... Yo, te amo
por tu coraje y la vehemencia
de la pasión y de la verdad
desnudando la historia
transmitiendo aquella luna
en que se dio la espalda
y sin querer con dolor
se sufrió y se guardo silencio.
Nos envolvimos en ropa
tapando a el amor
en la inmensidad de la muerte
jaqueando la simbolización,
despersonalizando
al individuo, a la cultura.
Alejándonos de la palabra
como si la existencia
careciera de color, sabor, sentido
y el vacío nos enmascaro
en la anomia existencial
Desde que te ví,
supe, sin dudarlo, que eres la rosa
que no se marchito
como este amor puro que nos alcanza
en el misterio de la vida
desandando en pos de la justicia
y en las voces mutiladas
Simplemente,
admiro tú luz
que nutren y nos dan sentido
hasta perder el aliento
Agradezco,
tus eternas letras
y el instante infinitesimal
en que nuestras miradas
se detuvieron y nos miramos.
Nos despertaron para no separarse, nunca jamás,
en la fuerza de la lágrima.
Sin la opresión de la inmoralidad,
mirándonos por dentro
y sentimos el orgullo, la dignidad y la honra
en el vuelo de la pluma prolija,
desplegando  las alas
Alas que nos huelen
bajo el sol radiante del cielo abierto
del majestuoso celeste y blanco
vivando en sintonía
desde la singularidad del ser
en la más absoluta libertad
dando vuelta el relato
de los que nos pasa y el porque
aunque muchos no puedan verlo y sientan miedo
Somos  tú y  yo, la palabra viva,
re construyendo ideas, pensamientos ...
Somos,
un nuevo paradigma,
decente, sin demagogias
con vehemencia y sueños.
Sin robar,  ni vueltos.
Sin impunidad  y con un sentido.

¡Viva la Patria! ¡Viva la República!

Mané Castro Videla



A la memoria de mi Abuelo Repúblicano
29 de diciembre de 1969

A los tíos y tias de la guerra
y al puño en cruz sobre la mesa
Jurando amor 
-solemnemente-
A uno mismo, a la Patria y a Dios
A los hijos
A la vida
entre tintas y palabras
más allá de la muerte

Mané

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Sujetos



Sujetos sumidos en la ignorancia
Sujetos secos como bestias violentando a la mujer con sus aguas pestilentes
Sujetos como juguetes en manos del destino,
sin habilidad ni cerebro con el corazòn debordado y dolor intelectual
Sujetos sin disciplina en la estrechez del entendimiento
Sujetos que son fruto de la alineaciòn sentimental
Sujetos recièn salidos de la caverna
Sujetos de alma vulgares
Sujetos sin el misterioso don de la voluntad
que faculta a la razón para gobernar sus pasiones
Sujetos son solo eso, sujetos esclavos
Sin capacidad de distinguir entre el bien y el mal
Sin señorio
Sin saberse renacer para ser consciente
Sin perdòn
Sin madre ni dios

@ Manè Castro Videla

sábado, 24 de diciembre de 2016

Plegaria para un niño dormido






A todos los niños despiertos
A todos los niños dormidos
A todos los niños muertos vivos
A todos los niños vivos muertos
A ti...

Que la plegaria de todos a Dios
traiga perdón, paz y amor
al niño que nos habite
Siendo un camino para andar a la vida
en nuestros silenciosos pies de barro
en nuestras manos de miseria
y con los ojos abiertos
colmados de pecados
nos aleje de todo el mal
hasta quebrar el cielo 
de llanto de gozo y de dolor
en este mundo mísero 
de luto y de discordia
Que en las voces angelicales 
 se abarque la inmensidad del universo
en cada estrella de cristal,
amando, viviendo al niño
Teniendo conciencia
que nos hemos consumido por el bien
conviertiendo la derrota en victoria
Siendo la palabra más plena
del silencio de la mente
cuando se habla profundo desde el alma
la que todos entienden,
sin necesidad de explicar
borrando todas las desigualdades
viviendo con intensidad
en comunión en nombre del amor
hasta tocar la luz del sol 


Mané Castro Videla





Plegaria para un niño dormido
quizás tenga flores en su ombligo
y además en sus dedos que se vuelven pan
barcos de papel sin altamar.
donde el mundo es un chocolatín.
Plegaria para el sueño del niño
Adonde vas
Se ríe el niño dormido
mil niños dormidos que no están
entre bicicletas de cristal.
jugueteando inquieto en los jardines de un lugar
quizás se sienta gorrión esta vez
que jamás despierto encontrará.
destruyendo trapos de lustrar
Que nadie, nadie, despierte al niño
déjenlo que siga soñando felicidad
jugueteando inquieto en los jardines de un lugar
alejándose de la maldad.
Se ríe el niño dormido
quizás se sienta gorrión esta vez
que jamás despierto encontrará.
barcos de papel sin altamar.
Plegaria para un niño dormido
quizás tenga flores en su ombligo
y además en sus dedos que se vuelven pan





domingo, 18 de diciembre de 2016

Solo por amor



El corte doloroso siempre resulta díficil de entender
y el duelo duele
Destruye lo más bello, lo que era parte de ese sentir, orgullo
Orgullo y respeto,
iluminándonos las miradas de esperanzas.
El rostro ensombrecido mira extraviado,
desenfocado de otra dimensión sin consuelo
sepultando todas las historias,
a todos esos finales sin retorno
A perder todo.
A transformarse
bajo el sol en la frescura de la mañana
o del instante perdido en las tinieblas de la vejez
de sentir mi propia muerte
en nombre del amor

Mané Castro Videla


martes, 13 de diciembre de 2016

Sola


El destino esa mañana
rompió el orden natural de la vida
le dió la muerte a pleno con puño cerrado
en el corazón de la mejilla izquierda
No supo...
hasta que llego a la casa y se miro al espejo
devolviéndole dos duelos
estallándole en la mirada.
La pérdida devastadora,
sin comprensión ni entendimientos,
sin blancos ni negros.
Nada. Nada es lo que parece,
en un instante, se perdió la historia,
La historia de ella,
la historia de su hijo.
Solo esta sola, en esa imagen gélida
del horror de la certeza
sintiendo miedo, sin expectativas
sin imposiciones y de rodillas
ofreciéndole a Dios
Enceguecida de dolor y sin fuerzas,
fluyendo en el abismo tocando fondo
en su letra de sangre.
Pariendo, una y otra vez
unas vivo y otras, otras muerto.
Solo se es en el semblante de herida a muerte,
sin poder empezar a llorar.
Sin poder sentir,
Sentir rabia, ira... odio
Sin poder gritar... ni encarnar
Muda, sin voz esta aprendiendo, una vez más,
enajenada y despedaza a perdonar y dejar partir
Sin recordarse... solo muriéndose lentamente
con su  historia de eterno amor eterno e incondicional
apostando a la vida, quemandose viva
junto a la angustia del alma en nombre del bien
Se ve y se piensa sin mirarse certeramente hundida
en la desesperación de no significar ya nada
Se es sin consuelo, violada, abandonada,
denostada, injuriada y traicionada
Se es temblando, ahogada y seca
de tanto llorar y sufrimiento
Se es a pedazos en lágrimas de sangre por dentro
Se es madre sin protesta y sin pedir clemencia
en cada golpe descargado sin piedad sobre ella
Espantada y en su tormento
rompe una a una las cadenas de la esclavitud
en su más tremenda y cruel desolación
honrando y defendiendo la vida de pie al mundo
sin siquiera ni tan solo poder respirar
es solo ella, abrazandose al  espíritu del hijo,
desandando el camino sin prisas,
silenciando la mente
el desgarramiento a la intimidad,
la amenaza, el aislamiento,
la marginalidad, la culpa y su dignidad
al saberse de que no somos nada


Mané Castro Videla




domingo, 11 de diciembre de 2016

Cada uno va escribiendo su historia cada día.



Cada uno va escribiendo su historia cada día. Uno aprende que toda acción mala trae consecuencias malas, tarde o temprano.
Y la verdad es que NO hay necesidad de caer en la peor de las ignorancias. No es necesario!
Se sepa o no. Se acepte o no. Los hechos son así, toda causa produce un efecto.
Cuando se obra alegremente sin querer admitir las consecuencias de los propios actos o nos quejamos y buscamos culpables para achacarles la culpa y responsabilidad a la irresponsabilidad del ayer, cuando es exclusivamente nuestra o simplemente tiramos la piedra y escondemos la mano, somos ignorantes!
Y la peor ignorancia es no tener palabra.
Debemos ser buenos ante todo y hay que saber pedir perdón, debemos reconocer el error...
Es ese nuestro deber y derecho, es nuestra responsabilidad como personas de bien, honestas a aprender a no vivir con la peor de las ignorancias.
Uno es el que marca la diferencia, uno es el que pone palabra y le dice a esa persona muy culta que sigue viviendo con la peor ignorancia al no tener palabra.
Uno sigue viviendo y aprendiendo sin tanto título a vivir sabiamente, en ser consciente de lo bueno que es ser bueno y lo malo que es ser malo... Mané

Cuesta entenderse



Cuesta entenderse cuando el tener nos esclaviza y se está lleno de ataduras... Te falto coraje para romper con los miedos y mi libertad es obscena... Clama ante tanto convencionalismos y estructuras impuestas!
Mané

jueves, 8 de diciembre de 2016

Amor libre



Esta temblando
por fuera y por dentro
como cuando era niña
y despertaba llorando
entre la súplica y la indefensión
de sentir la protección
de acallar el temor
entre las sábanas del cielo
y el dolor de la ausencia
del pánico de no ser mirada,
de no ser amada y ser abandonada
Esta temblando
solo quería ser abrazada
Sintió la muerte  y no podía respirar
Su corazón se detiene, contemplándole
Dejo todo atrás,
las palabras de ternura,
las huellas de los besos,
las risas en cadena.
Sola y desnuda, quedo,
deshojando la nada
en la absurda luz del anochecer 
bestial y feroz  del adiós
descendiendo al infierno
a la prisión de otros brazos
quebrando los silencios
de las noches frías
haciéndole recordar. 
Enloqueciendo


Mané Castro Videla





sábado, 3 de diciembre de 2016

Siempre


Sin fuerzas el papel espera
la necesidad de plasmar
la palabra
con pasos silenciosos
para no despertarse
y no dejar de sentir la magia.
Amanece y solo queda, 
el olor a tinta,
los papeles en blanco,
vacíos de palabras.
 La emoción 
cortando el aliento
sacudiendo el alma
con sus luces mortales
Sosteniendo 
la pluma, los besos y el amor
hasta que te deshicieras
entre las yemas de los dedos
desgranando el amor
que no me diste
hasta provocarme
el temblor de  mi corazón 
al sentir tu dolor.
Asaltas mi razón,
la piel se humedece
y una vez más
-me incitas-
a cortar los cielos,
los que nos separan

Mané Castro Videla






miércoles, 2 de noviembre de 2016

Cada uno





Cuando uno solo piensa en si mismo
levanta una barrera inexpugnable contra el amor
A el amor de verdadera entrega mutua
donde se es para dar
y a recibir, para darse
Hay cosas que son secundarias y accidentales
Hay seres que son secundarios y accidentales
en nuestras vidas que nos enseñan
con su actitud y su palabra,
en sus equivocaciones de sus juicios y valores
que eso elegimos no ser
Y esa es nuestra verdadera razón de ser
Hay circunstancias que nos ubican
y nos diferencian de los demás.
Es por propia decisiòn y libertad
que se elige no caer
en pasiones egoìstas, caprichosas y humillantes
como ese amig@
Sin mordaza, uno se eleva y dignifica la vida

Mané

sábado, 29 de octubre de 2016

¡Hay olor a muerte! mientras la ley grita: ¡Dios esta vivo!




Hay silencios

que huelen a muerte

en las aguas del Río de la Plata

deslizándose lentamente,

silenciosamente

Huelen a muerte 

a muerte de amor

de ti y de mí,

de la nuestra,

de la Patría nuestra.

Hay monólogos,

frases hechas en la sombra

de los incapaces

Hay silencios hóstiles

cargados de agresividad

de seres infieles e injustos

Hay acciones 

que nos hablan de sus ojos ciegos,

el odio y la violencia

La injusticia

de los que la administran,

de su hambre que lo hace ignorante

en su vocación

Hay palabras

de irresponsabilidad y gravedad

en que los hombres

no cumplen y solo traicionan

enmancillan a la nación

con su pluma y su letra 

redonda

anterior 

colmada de vacíos


Hay olor a muerte

de odio al hermano

Odio a ti, a mi y a todos,

de odio a sí mismo.


Hay olor a muerte

en los jueces que se creen, 

se la dan, de ser la libertad


Hay olor a muerte

en el yugo de su esclavitud

en el pecado del señor juez,

En el ser de su ser,

de sus fallos

de ser el falso dios argentino.


¡Hay olor a muerte!

en el campo de la conciencia

en los altos principios

en el corazón grande de los hombres


¡Hay olor a muerte! 

mientras la ley grita: 


¡Dios! ¡Dios esta vivo!


Mané Castro Videla

domingo, 23 de octubre de 2016

¡No! No, has entendido nada.



¡No! No, has entendido nada
ni siquiera cuando te conte
con los ojos llenos de lágrimas
ese costado del mundo donde el sol se acuesta
y ese modo de asomarse a los bordes
del quehacer diario que tanto me deleita y despierta,
a andar siempre con el corazón descalzo
y el alma desnuda surcando los cielos
A esas zonas de misterio,
de lo indecible o inexplicable
en la noche solsticial del amor
No te pertenezco, No me identifico
con tu pasión a la esclavitud
A no leernos en el encanto de contarnos la historia
La historia tuya, la historia mía.
La historia nuestra cuando caen las máscaras
hasta que los cielos, mares y tierras acaban
¡No! No, has entendido nada
Eres la mueca congelada.
La carencia de fundamento propio.
La imposibilidad de crecer
sin ninguna posibilidad de saber,
a aprender y pertenecernos
en momentos de silenciosa oscuridad
Eres el desencantamiento
cuando la palabra nos encuentra
en el bosque, en medio del silbido terrible,
en las encrucijadas de los caminos
y las estrellas se deshacen,
se transforman y nos relatan
en las antiguas inscripciones divinas
de sus cantos y melodías
en la búsqueda de la claridad
en el nombre de Dios.

Mané Castro Videla









domingo, 16 de octubre de 2016

Somos tú y yo el enigma del no saber. Tejiéndonos desde la sangre con lo que sé es.




Son tiempos de incensantes imágenes
e intensas búsquedas
donde uno compulsa a ver más
y entender menos.
A entendernos menos
Demasiada rivalidad, odio,
anidan en la mente y el corazón
Nada se olvida, nada.
Nada más despacio de olvidar que la ofensa
ante las verdades absolutas
que elidan toda diferencia.
Memorias del rencor y el pavor
Heridas e injurias
reprimidas y escindindas,
propias, transgeneracionales, sin cicatrizar
Y esta manera loca, ciega de expresarnos
con acritud, furia y altivez
que ultrajan el sentimiento
de nuestra propia dignidad
resistentes al olvido y al perdón
ante tanta humillación y desprecio.
Así somos, tú y yo
Somos, el enemigo
construimos nuesto propio infierno
Somos Eros o Tánatos.
Somos la búsqueda permanente
de lo diferente
Somos la estrategia en búsqueda
de la verdad y la libertad
Somos el lenguaje del dolor
enfrentandolo, otorgando un sentido
aún en medio de la más completa carencia
Somos tú y yo
el enigma del no saber
Tejiéndonos desde la sangre
con lo que sé es
y más allá de todo entendimiento
como nosotros en el universo
Siendo tu, un hombre,
el niño, amigo, novio, esposo y amante
Siendo yo, una mujer,
la niña, amiga, novia y amante.
Siendo, tú mi hijo
Siendo yo, tu madre
en el privilegio de la naturaleza viviendo
como parte de Dios

Mané Castro Videla









sábado, 8 de octubre de 2016

Inquietante transformación



Ese enemigo insidioso y al acecho
Un significante vacío que se presta
a nombrar el modo hegemónico
de malestar estructural de la civilización
Díficil es no deprimirse
en la sociedad del pum para arriba
No envejecer sin la tristeza de volverse viejo
No encontrar pánico cuando cada elección
pareciera jugarse a todo o nada
Transcurrir el presente sin tiempo
Hay algo de tosudez, de fanatismo irresponsable
sino se esta a dispuesto a pagar las tajadas
que la vida le exige a cada uno
en cada paso de deseo.
El desazón y el fracaso caerán
en vertical en el tozudo deseo
Lo doloroso es valedero
es ese valor de la realidad
como cuando tu te fuiste de mi
Lo efímero es más gozoso
y lo hace más apreciable
como estos finales sin retorno
cuando hablan de auténticas destrucciones irrevocables
La mezquinidad  y esa desvalorización
del goce a lo bello
Versos, son solo versos al aire
versos para  no olvidar y ser memoria
para besarte y sentir el amor
y enfrentarme a la humanidad
más allá de mi misma
de mi rostro ensombrecido
con la fe puesta en un futuro de reconstrucción
de esperanza con los puños cerrados
en un golpe de luz mortal infinito
marcando un camino distinto
en nombre del bien por Dios y la Patria.

Mané Castro Videla



viernes, 7 de octubre de 2016

Soy yo, solo yo, deslumbrada por la noche



La tremenda realidad
de que las peores cosas ocurren
por la mecanicidad, el hábito y la hipocresía
del hombre decente y de su buena voluntad
de decidir hacer el bien, justificando actos
de los que no se hace responsable.
Ante tanto idiotismo atávico,
nos contentamos
Ante la propia mirada subjetiva
y de esa pequeña burbuja
juzgamos de todo y de todas las cosas
Hacemos, educamos, votamos,
decidimos, tenemos hijos y hacemos guerras
Escribimos ...
Somos parte de todo y de la nada.
Somos parte de la educación
del hombre civilizado
en el estado de la conducta mecánica,
en la anestesia de los propios sentimientos
y en la careta social.
Eso somos y en lo siento mucho,
es parte de la educación.
Y, así somos, tú y yo.
Mientras el horror acontece
y el sufrimiento es más intenso y absurdo
se disemina y multiplica como la peste.
Somos responsables, tú y yo
de todos los males del mundo
Somos la bestia.
Dañina, enfermiza y cruel domesticada
en el instinto de la decadencia
tranformando todo en máquina, en lo siniestro.
Y es este deseo
inconfundible de transformación,
de este desconformismo de ser mediocre
y esta necesidad de tener conciencia más allá
el que me lleva a separarme de ti
y no vivir hipnotizada ni en la ilusión
La vida te da sorpresas
en los rinconces menos inesperados
No, no eres tú ni tu amor.
Soy yo, solo yo, deslumbrada por la noche

Mané Castro Videla


domingo, 2 de octubre de 2016

Se que te amé



Se que te amé
te ame con dios y sin dios
con depresión y hasta en melancolía
aplastada en el tremendo dolor
Solo era tu imagen mi ideal
el comienzo de todo
que se eleva al paradigma
de lo más bello
Hasta que un día desperte y reflexione,
duro a sido aceptar lo que se ve
y más sin registro de gozo
No imagino el reencuentro
porque siento que algo se ha apagado.
Me aisla.
No hay, delante  nuestro, cosas eternas
sino la caída de imágenes ideales
como el lado oscuro de la luna
Mi deseo ha claudicado
ya no quiero entregarme
Descreo de ti
Necesito decirte adiós
antes de sumergirme
en la tristeza y desconsuelo
Antes que el mundo comience a derrumbarse
y sin soportar más, me quite la vida
antes que mi luz oscura te toque a ti

Mané Castro Videla














jueves, 29 de septiembre de 2016

¡¿Murió Eros?!



Decenas de escritos en letras de colores
hilvando los sentimientos
y el caer en el abismo
cuando se detiene el viento
en la caída del padre
en la femenización del mundo
en el aumento de violencia de los tiempos
En el horror y el espanto
del asesinato de niños
a cielo abierto, sin pudor ni tapujos
¡¿Murió Eros?!
Hablar de ti es hablar
de lo más importante de mi
cuando los iconos se caen
y la depresión asola
Se es en la singularidad del goce
entre el loco deseo y la renuncia
para entregarse en intimidad
abriendo la profundidad, sin apariencias
Si creer que hay un saber anticipado
sino de una multiplicidad de saberes
A un gesto.
A una palabra
en que siempre unidos nos leemos,
soñamos y nos despertamos
obligándonos a sintonalizarnos
en coordenadas más lucidos
con lo que hay, reflexionando.
Valorando la palabra,
la que falta, la que nos habla.
La que nos salva,
la que me das y te doy
la que nos devuelve la existencia
y nos reconocemos
siendo guerreros de luz
disolviendo las sombras
convirtiéndonos en mejor persona
en cada instante en eterna poesía


Mané Castro Videla







lunes, 26 de septiembre de 2016

¿Me amas?






¿Me amas?
Yo, no lo siento asi.
Nunca sentí que me amaras
ni al principio, ni antes que mintieras y robarás.
Ni antes de que el sol y la luna se anundara, sin rumbo
y loca quede, sin nada.
Rompí a llorar por dentro en inmenso dolor
Quede prisioniera
en la cárcel de la mente
y en la lucha feroz
entre mis dedos, la conciencia y dios.
Y esa locura
de asemejarse a la nada
en el cierto desamarre de la palabra
Aprendí a ser en caída libre
a gozar a encontrar una solución
para no morir donde las letras naufragan
y el cuerpo nos es extraño.
De ahí, soy,
de esa relación extraña,
entre el yo y la pulsión
Soy la mujer de los ojos moros
más allá de la vida privada,
sin fundamentalismos
Soy memoria, la sangre
y la que toma conciencia
de cara a la libertad
Sin perder el ángel y la inocencia
Devolviendole a la palabra, su dignidad
su lugar escrito, escindida
atravesando paredes, horarios y encuadres
en el mismo lugar -desde mí-
a un abismo de ti
sabiendo desde un saber desde los bordes
sin tenerte ni guardarte rencor
en ese velo que resguarda la nada que somos

Mané Castro Videla








viernes, 23 de septiembre de 2016

Duele el corazón




Calculaste todo y sin medida
todo menos a mi
desde el principio al fin
No supiste leer mi cuerpo ni ese otro
que también soy, más allá de la piel
Te quedaste en el deseo
en el imaginario
en la intromisión del cuerpo
de lo irrevelante,
sin discurso con la angustia,
 y el enceguimiento
Calculaste en exceso, todo
por propia necesidad, para ordenarte
más no pensaste en los lenguajes
cuando se anudan con los silencios
y en los nudos del cuerpo muerto
del vaciamiento de la palabra
Calculaste sin narrarnos
donde cada uno nombra al otro
sin letra y al desnudo
Solo quedaste
en el enunciado y de el vacío
donde ser el macho no alcanza
para entregarse y dar intimidad,
singularidad
Sin pasar juntos
un tiempo detenido a cielo abierto
Sin pudor y sin tapujos
Sin el espejo cóncavo
Sin la posibilibilidad
Sin respirarnos
en la búsqueda del margen
Sin mí entre el cielo y el infierno
en la profundidad del amor
del corazón que desoyes
en la tumba de tú alma


Mané Castro Videla







lunes, 29 de agosto de 2016

Éblouie par la nuit -Deslumbrada por la noche-



Es el amor que nos arrastra al pecado
y esta intención  transgresora
a lo prohibido, a lo posible
A ti y a mi, a lo nuestro,
al verbo conjugado de a dos
al reconocimiento,
a la palabra donde roza la creatividad
del pensamiento y del sentimiento
donde la pasión desnuda
lidia con la muerte
y en la habitación el tiempo da igual
Es el amor y mi corazón
Es tu amor y mi mente indócil
Tiemblo una vez más
de eso se trata la vida
de dar y recibir una señal,
un gesto que impida
hundirse en la desesperación
de no significar nada
en la indisoluble unidad
entre el alma y el cuerpo
del espíritu en comunión
atravesando
trascendiendo
enraizandose
más allá del impulso.
Amándonos,
en el silencio irreductible
entre los secretos del cielo


Mané Castro Videla




viernes, 26 de agosto de 2016

Llegaste



Llegaste en medio del dolor, el fracaso y la maldad
en el instante en que el tormento y el miedo
se revelaba ante la piel de mujer indómita
ante tanta ignorancia humana
Sin poder parar de temblar
ante la idea de la negación de quedar callada
y con la palabra de la desolación en los ojos
quede ensimismada, impidiendo verte,
sostenerte en la mirada...
Imposible es por estas horas, no pedirte perdón
o simplemente querer olvidarte
o negar tan solo no quererte
Si llegaste en escucha silenciosa
sin darme cuenta en el alma y en el cuerpo
cuando más necesitada estaba de mi
Llegaste siendo tú,
la manifestación de una verdad
en medio de mi propia batalla del corazón y la mente
y en esta terca arrogancia de aceptar no callar
cada vez que las voces en su filo
lastiman, hieren, golpean, desprecian
Llegaste para no irte jamás, reconociéndonos
con la única certeza de no tener certezas
solo despertando en el latir,
dándonos después de un tiempo...
Después que las fuerzas ocultas
bajo la luz de una estrella trajo tu rostro
y las yemas de tus dedos
abrazan mi ser para no olvidarnos
ser esencia, nunca jamás

Mané Castro Videla










lunes, 22 de agosto de 2016

Solo se amar



Te amo como solo se amar
como una mujer
que por amar se ha equivocado
Te amo como un postulado
convirtiéndome en el símbolo
de mis principios
los de justicia,
verdad  y amor.
Te amo con dios, sin ídolos
ni arrepentimientos ni remordimientos
desde mi invalidez a la obediencia
y este deseo que emerge
que tanto miedo da al sobrevivir 
que me enfrentan a toda lógica
- a la lógica paradójica-
donde es y no es.
Te amo como solo se amar
más allá del arco y la lira
del pensamiento
que no se puede encerrar en palabras
o en pensamientos
de lo inaudible
sino simplemente, te amo
donde se trasciende 
donde dios y yo, 
somos solo uno
y la mente.
la mente clama

Mané Castro Videla