Diosa Mané

Diosa Mané
Mané Castro Videla - Mujer Poeta y Artista Plástica Argentina - Española

domingo, 29 de enero de 2017

Soy, la obstinada obsesión




Soy, la menos sensata,
la del corazón triste
y los ojos moros llorosos
cantando y danzando la pena,
a la dolorosa pena del amor
a la desgarrante muerte
en el manto de llanto de niño
en el vacío quieto de la inocencia
y en la sed sedienta de amar
hasta el fin del mundo
Soy, la noble menor de las nietas,
la hija única, la de la guerra,
la rebelde, la contestaría.
La que sostiene la mirada
desde el goce del sentido del retorno.
Soy  legítima pura sangre con escudo real,
mitad aria y mitad gitana.
Soy, la de la última palabra
ante la voz ciega y vacía
en las huellas sin lunas, sin soles
del dormitorio oscuro
y en el juego de las copas.
Soy, la más pequeña y la más débil
La huérfana, la de todos y, la de nadie
cargando regalos de ropa y juguetes
por los conventillos de la calle defensa
y en los largos pasillos de hospitales
jugando a ese proceso de elaboración
participando en las singularidades
de la historia del destino- sentido
de un saber insconciente
que anuda y desanuda y el deseo.
A un tirar las barajas y dar de nuevo
a ser más que un par de partidas de canasta a beneficio
para que nada, absolutamente nada, sea omitido.
Soy en permamente conjunción,
andando y aprendiendo a ser, sin fantasmas
conqueteando unas veces de ángel
y otras... otras, solo el demonio, sin mañanas.
Al filo de los bordes del abismo
la que se revela y se despoja de todo
ante el inmenso miedo y el doloroso dolor
de perder el amor
Soy,  el espejo cóncavo, a viva voz viva,
jurando por Dios y la Patria,
cantando estrofas del himno
sintiendo la gloria y el honor
de nuestros soldados, de ti...
Amando y defiendo la República
Soy, esa obstinada obsesión
y hay días que juro por dios
que son los peores
en que me encuentro
solo sola para vivir sin ti

Mané Castro Videla







martes, 24 de enero de 2017

Quede a la intemperie

No hay texto alternativo automático disponible.

Una cosa es la libertad y otra el abuso de la libertad, 

entre el bien y el mal 
andamos aprendiendo en esta vida. 


La libertad es la facultad de elegir y determinar el para que de nuestra propia vida. 
Duele, duele mucho hasta quebrarse pero aprendamos a separarnos de las personas que dicen ser parte nuestra y querernos y abusan, nos gritan, recriminan, nos dicen desde su pequeñez de la mirada lo que debemos hacer y decir pretendiendo amordazarnos porque "ellos" son los que saben y ostentan el poder... 
El poder de la máscara, lo que sin ella se vela, con ella ingresa la luz, aflora, lo que expresa.
Pero la verdad es quien nos aman siempre respetan y nunca golpean. 
Uno no es nunca ese aliento que no tiene vida.
Nuestra vida, nuestro buen nombre y honor no puede ni debe correr por los cauces de los caprichos o las pasiones egoístas y humillantes. 
Somos libres y cada uno está comprometido en el esfuerzo de dar a esto que llamamos la vida, a  su verdadero sentido, elevándose y dignificando.
Solo resta dar las Graciasss por todo lo que ese ser nos enseño, por ese amor que creció en el alma y nos hizo sentir la ilusión de ser que amabas y respetabas, era parte y habitaba nuestro corazón y mente .
Yo soy diferente a ti por esas circunstancias que me ubican y siempre nos diferencian y son esas diferencias, en las que  siempre elijo separarme de ti y de todos,
Son  por los valores, por el vaho de lo vulgar, de lo mediocre y burdo que pueblan en tus palabras y tus acciones hacia mi persona, a tu manera de relacionarte con el resto... A tu elección de ser en la vida.
No tengo ni quiero tiempo y no siento, ni pienso en el deseo  de crearlo para ti... 
Es tanto el sufrimiento, tanto dolor afecto mi autonomía que estoy aprendiendo a sostenerme en los vacíos, a no llenarlos... 
A no resistirme y perderme en ellos, hasta  aceptarlos como parte esencial de mi...
No se cómo pero he comenzado a ir cumpliendo mis sueños en esa parte de mí, de mi propia muerte y de tu muerte y de tus números... 
Estoy transitando ese enigma en que se es a todo lo que se desea hacer y ser... 
Sin condicionamientos, sin tus voces dando golpes y zarpazos 
Nunca creí que a mis sesenta años pudiera sentir que ya no importa mi querer hacia ti...
No es que no lo sienta ni le reste valor, ni mucho menos que no sepa lo que significas como parte de mi historia de lo que algún dia fui y elegí ser...
No eres algo que puedo desoír...
Simplemente el sufrimiento me dio la muerte significada
Me dio el valor de dar vuelta la página otra vez como tantos otros capítulos... sin borrar ni tachar, con el señorío que me distingue, erigiendome en el más allá
A mis destiempos y en las arenas del reloj  quede viva, vivo en un eterno presente, sin compromisos.
Sola y conmigo sosteniendo mi esencia, como siempre he hecho, cuando ya no debo dominar el dolor y es una realidad inescindible del yo.
No es necesario, no te molestes,  no es necesario en que me digas nada...
Tu y tus palabras... tu quedate con todo  y arde en el desprecio, en el mal que trasciendes con todo ello, en la luz del veneno concebido con mi muerte viva por todos los siglos que te habitan...
Te he soltado como quien suelta globos de colores en la inmensidad de la oscura noche en que le dije: 
Dios, te ofrezco mi dolor, mi corazón desgarrado, mi pensamiento que sufre y condena al desencuentro, a la existencia que no me permite ver en esta lucha.
Ahora,  entre el ayer a la noche y este nuevo día, me despliego en alas y soy...

Soy ese tránsito de inmenso sufrimiento, te he perdonado ... Soy, mi compromiso a no permitir nunca el  olvido  ni tu querer,  ni el de nadie  a que mancille ni aniquile a ser esclava en el nombre del amor... 

Lo juro por todo el amor que me habita y por Dios.  Ya, nunca más.


Mané 



lunes, 23 de enero de 2017

Nostalgias





El recuerdo es extraño por estas horas
es como un si nunca nos habitaramos
y como una suerte de defensa
todo lo vivido y sentido no existiera
No existiera el pasado ni el presente
ni menos aún el futuro
Hay un deseo suspendido
Una pérdida de algo ya perdido
Una forma de no saber
y una manera de desear
de detener el tiempo
en que uno se desprende, se aparta
Se rompe el lenguaje y la escucha
y siento el deseo de no ser tocada
al revivir la amenaza de pérdida del yo
La amenaza del sometimiento
tratando de destruirme
en nombre del amor
Y esta inconfesable confesión
librando el corazón de las dudas de la mente
ante la demanda, la obsecuencia y la complacencia
de pertenecer hasta que la muerte nos separe
donde siempre hay que cumplir
y la pasión se transforma en esclavitud
mientras que yo solo quiero ser mujer
Ser mujer sin imposiciones
sin en contra de mi voluntad
Ser madre
y nada más.

Mané Castro Videla














jueves, 19 de enero de 2017

Se que te amo


Asusta la oscuridad,
el abandono y la muerte
y el temblor
de la angustia
Los miedos a enfrentar,
sin poder entender
Sin saber quien soy
cuando me miras
y comienzo a temblar 
al pensar en ti
en cada noche
mordiendo la almohada 
hasta el amanecer
Aunque estes lejos
y duela tanto 
este amor que nace
irracional de amarte 
Amarte, aún si tu no estás
y duele más,
mucho más, sabiéndote
 que debo olvidarte
y ser este deseo 
Deseo de amar 
que me consume
en soledad


 Mané Castro Videla





martes, 17 de enero de 2017

Lo admito




Lo admito llore hasta agotarme y me permití absolutamente todo pero no alcanzo, no fue suficiente para quedar inmovilizada y aceptar hasta morir. Morir de amor, de ti y de mi. 
El amor es mas fuerte que verse atrapada, de querer controlar todo, de las circunstancias, de la angustia y la renuncia. Juro que llore hasta enloquecer, a gritos y sin voz. 
Luché y hasta me armé en la luz del sol evitando que tus palabras sonaran en la piel, la mente y el alma. Sentí vergüenza y miedo de tus señales de intolerancia, de la rigidez del pensamiento, de los celos, la arrogancia, de tu egoísmo y de mi obediencia ciega.
Fue y es así que comencé a aprender a confiar en el amor que habita en mi, en su fortaleza cuando se detuvo el tiempo y tan solo quede, sola y en espera. 
Quedé en la agonía del reloj de arena de las largas noches y crecí en la oscuridad... 
Y, en la ironía del destino me condene a mi misma con mi orgullo y audacia en la profundidad del silencio y el misterio del saber de mi vida, en la entrega y en la imagen de estar aprendiendo a pensar de una manera diferente, de sentir y ser el reflejo de mis pensamientos, de elegir... 
Si, lo recuerdo fue una mañana como hoy, como tantas, donde sin querer... 
Te percibí que quedaste en el capítulo del error y la razón... La locura y la tortura... 
La vida y la muerte... El blanco y el negro... 
Si, quedaste sin darme cuenta en mi, en la memoria, sin trascender, tu y tu amor

Mané 

viernes, 13 de enero de 2017

El dolor



El dolor es más fuerte
la desazón y el fracaso
deshacen la singularidad de la rosa
ya nada convence
es en vano todo
¿De que vale la pena vivir?
si todo se marchita
si todo lo esfimero es más gozoso
si todo es breve, exiguo
si hay un retorno a las cosas,
a la nada
a la taciturna respuesta extraviada
al duelo
al dolor
al sepultamiento
A disolver
A aniquilar
sin retorno
sin comprender
donde uno se pierde
sin poder retornar
a la imagen de si
a tu imagen
a un nosotros
y solo se es.
el rostro ensombrecido
sin resignación y sin fe

Mané



martes, 3 de enero de 2017

Y no, ni tu ni yo... somos iguales




Y no, no somos iguales
desde la intimidad del ser, del erotismo
A mi ni tu ni nadie me define
ni proclama la igualdad
No necesito de ti ni de tu ironía
de que me des un lugar en el mundo
No necesito ni que me idealices
ni tampoco que me denostes
No necesito que hables por mi
desde tu profunda oscuridad
desde tus deseos y reservas
del goce pulsional
del dolor de existir
Tú y yo, no somos iguales
no estoy presta a satisfacer tus demandas
a tus tormentosas pasiones contradictorias
a la extrema precariedad de tu vida
A que devores mi corazón y mi alma
y sienta el fracaso, la traición, el odio,
y tu conciencia moral
de un estilo de amor anudado
de lealtades impuestas
en la perversidad cotideana
de la amenaza sutil patriarcal
Lo siento, he cambiado
no eres tú, soy yo
Soy solo yo, escribiendo
creando mi propia realidad, sin ti
Sin fantasías y sin el martirio de las voces.
Sin distorsiones sino como unidad
y fuente generadora de sentido
del goce de la palabra
en ser solo ese ser
en la medida que se habla.


Mané Castro Videla