Diosa Mané

Diosa Mané
Mané Castro Videla - Mujer Poeta y Artista Plástica Argentina - Española

viernes, 30 de septiembre de 2011

Orgullosa de Ser Una Misma


Pero todo ello no ha sido en vano, he aprendido de mis experiencias y gracias a ello ahora soy lo que soy:
Una mujer valiosa orgullosa de sí misma.
A veces incluso para nosotras mismas somos unas desconocidas, sentimos esa sensación de extrañeza en la panza que nos hace decir “me siento rara” y al mirarnos al espejo descubrimos unos ojos diferentes a los de ayer, una mirada que quizá nunca llegamos a imaginar tener pero que está ahí, construyendo nuestra vida día tras día.
― Cometimos equivocaciones
¿Equivocaciones? Nunca han faltado, hemos tropezado con las mismas piedras, hemos dicho palabras que sabíamos iban a herir a alguien, hemos huido en un par de oportunidades de lo que nos atemorizaba, nos hemos convertido en quienes no somos… En algún momento nos sentimos defraudadas de nosotras mismas y

nos hemos querido esconder tras la almohada para intentar que el mundo no nos toque, ¡pero sorpresa! Suena el despertador y a pesar de que digamos “5 minutitos más” nuestras obligaciones y responsabilidades terminan por doblegar los voluntariosos pensamientos de una mañana.
Salimos a nuestra vida y pareciese que nos hubiesen arrancado el alma, nada nos interesa y tampoco nos llena, las sonrisas son escasas y quisiéramos que el tiempo pasara muy rápido para regresar a casa y sufrir un ataque de amnesia para olvidar lo acontecido.

¡Ése sentimiento de rareza sí que nos ha causado daño!
Nos ha hecho perder tiempo como si tuviéramos mucho, nos ha vuelto insensibles ante los demás y para rematar ha socavado nuestra actitud positiva y nuestro amor por la vida.
¿Pero cómo hemos permitido que esto pase?
Pues verás… Le hemos abierto la puerta a la desidia y cuando ella al fin ha decidido despedirse le hemos dicho “5 minutitos más”, nos hemos portado como unas verdaderas canallas con los regalos que recibimos a diario y no contentas con ello, los hemos mirado como si fuesen basuras.
“Sentirse rara” está bien, esta es la manifestación que te da tu organismo para decirte que el tiempo ha pasado y que estás viviendo un episodio de cambio.

Pero lo que no está bien es que te defraudes de ti misma, ¿qué esperabas? ¿Ser perfecta?
Pues lo siento, a la única perfección que podemos acceder en este cielo es a la “perfección de nuestra imperfección” como seres humanos.
Reaccionamos de acuerdo a lo que tenemos y hemos logrado construir.
Imagina que somos una especie de viajeras y queremos llegar a la luna, pues bien, si sólo contamos con un helicóptero no podremos llevar a cabo semejante travesía.
Es entonces cuando las viajeras tienen dos opciones: golpearse el pecho y sentarse a llorar echándose culpas por no haber llegado a la luna, o construir una nave espacial con la que puedan salir al espacio exterior.
Así es como actuamos, dependiendo de las gotas de amor que haya en nuestra alma.

Recuerdo que alguna vez alguien me preguntó: ¿si pudieras cambiar un episodio de tu vida, lo harías? ¿Por qué?
En ese momento empezó a pasar la película de mi vida con mil historias diferentes, con las historias que yo había soñado y que me hubiese encantado vivir.
Después de pensarlo por unos segundos dije ¡NO!

Y el porqué fue muy simple de dar: el cielo es testigo de que yo he cometido graves errores y los he pagado con creces.
Pero a pesar de todo, no me arrepiento de nada, porque ese nido de equivocaciones jamás han sido estériles, por el contrario, han servido para abonar con enseñanzas y amor mi alma.
Hoy te invito a que te sientas orgullosa de ti misma.
Hoy vuélvete a mirar al espejo y reconoce lo bienaventurada que eres, porque si has tenido que lidiar con muchas espinas seguramente es porque necesitas ser preparada para valorar las flores que más adelante te regalaran su aroma.

Ahora puedes ser viajera, reconoce que en algunos momentos el equipaje adecuado no está en tus manos, así que corre a buscarlo en lo más profundo de tu corazón, ¡eres maravillosa!
Y los errores en tu camino han sido un escalón para convertirte en un ser más precioso del que eras antes, ¿acaso podría ser de otra forma?