Diosa Mané

Diosa Mané
Mané Castro Videla - Mujer Poeta y Artista Plástica Argentina - Española

sábado, 10 de septiembre de 2011

la cólera o ira

La cólera o ira es una reacción repentina de tipo violento-agresivo
La ira se define como un enfado muy violento, en que se pierde el dominio sobre sí mismo y se cometen conductas violentas verbales o físicas
La cólera, la ira, la indignación y el comportamiento agresivo son reacciones de lucha fundamentales e instintivas cuando nos amenaza algún peligro
Pocas veces se presenta la ira en primer término, y sin causa.
Con frecuencia los seres humanos transformamos en ira nuestros sentimientos primarios de preocupación, culpa, decepción, rechazo, injusticia, choque, incertidumbre o confusión.
La ira puede llegar después del TEMOR (por ejemplo, de que un hijo se lastime).
La ira también puede llegar desde la FRUSTRACIÓN (intentamos infructuosamente llevar adelante una tarea, porque un obstáculo se nos interpone en forma permanente).
Si nos sentirnos CELOSOS -y por lo tanto AMENZADOS- podemos disfrazar nuestras reacciones primarias con sarcasmo, y -por ejemplo- sentir el impulso de agredir verbalmente a nuestro cónyuge.
Incluso la FATIGA puede transformarse instantáneamente en hostilidad.
También la TURBACIÓN puede desatar la ira, y la HUMILLACIÓN transformarse en furia.
El saber que la ira generalmente cubre una emoción anterior nos ayuda a manejarla con más eficiencia. El verla como un código la hace menos amenazante.
Cuando uno desconoce este hecho, es proclive a responder en forma directa, echando leña al fuego con la negación, la represión o la manifestación crónica y sin límites

CULPA Y FRUSTRACIONEl recuerdo posterior de estas situaciones suele ser poco positivo: "No debería haber dicho lo que dije", "en realidad no siento lo que dije o hice, fue un momento de ofuscación..”.
Lo que con frecuencia provoca una cierta sensación de malestar consigo mismo por haber perdido, al menos hasta cierto punto, el control.
Las personas aquejadas de cólera crónica pueden prometer no volver a comportarse de esa manera, a no volver a perder el control, sin embargo, fracasan en su intento.
La ira, puede ser un problema, en especial cuando:
  • Es muy frecuente, intensa o duradera.
  • Facilita realizar conducta poco útiles (en especial conducta agresivas).
  • Interfiere y desorganiza su ritmo de vida habitual.
  • Interfiere o dificulta sus relaciones sociales.
  • Le provoca un estado de malestar emocional relativamente mantenido.
Los efectos nocivos de esta emoción,  perjudica tanto en nuestra vida familiar, académica, social y laboral.

No siempre la ira es mala o desaconsejable. La ira es una emoción más, no hay que avergonzarse de experimentarla en algunas ocasiones.
Lo que debe hacer es aceptar su ira, reconocer que se siente airado.
La ira es inadecuada cuando no le ayuda en la situación en que se encuentra, cuando sólo sirve para empeorar la situación.
Pero la ira tiene también una importante función social y personal, que puede hacerla útil si se aprovecha de forma adecuada