Diosa Mané

Diosa Mané
Mané Castro Videla - Mujer Poeta y Artista Plástica Argentina - Española

lunes, 17 de diciembre de 2012

octava de sol


Hay lo que llamaremos un “Rayo de Creación”, que parte del Absoluto hacia el universo interpenetrándolo, por lo que podemos tomar a ese Absoluto, como el DO (H1 y H3) inicial de todas las cosa. 

De esta escala principal
estamos alejados, mas no de sus leyes las cuales podríamos empezar a conocer y recrearlas en nuestro interior. El rayo de creación aparece a primera vista como un esquema muy elemental del universo,
pero en realidad, al estudiarlo, llega a ser claro que este simple esquema permite coordinar y hacer la síntesis
de una multitud de concepciones filosóficas, religiosas  y científicas del mundo, actualmente en conflicto. La
idea del rayo de creación pertenece al antiguo conocimiento, y un gran número de los ingenuos
sistemas geocéntricos que conocemos, no son, en realidad, sino exposiciones imperfectas del rayo de
creación o deformaciones de esta idea, debidas a una comprensión literal. Cada Hidrogeno (H) recibe una gradación en número, y a mayor densidad más alto será ese número, así tenemos: H6, H12, H24, H48, H96, H192, H384, H768, H1.536, H3.072, H6.144 y H12.288; doce Hidrógenos en total, que representan doce categorías de la materia. Nos interesa sí una escala secundaria, a la que llamaremos la Octava del Sol va desde el hidrógeno H6 , cuyo Do inicial, la voluntad del Absoluto no se manifiesta sino en el mundo que ha sido creado inmediatamente por él, dentro de sí mismo, es decir, en el H3; la voluntad inmediata del Absoluto no alcanza al H6 desde donde tomamos en la Imagen, surge también del Absoluto, pasa por nuestro sol y por nuestro planeta, y termina en nuestro satélite la luna. En el caso presente sol comienza a resonar como do H6. Al descender al nivel de los planetas esta nueva octava pasa a si; al descender aún más bajo, da tres notas: la, sol, fa, que crean y constituyen la vida orgánica sobre la tierra, en la forma en que nosotros la conocemos; el mi de esta octava se fusiona con el mi de la octava cósmica, o sea, con la tierra, y re con el re de la octava cósmica, es decir con la luna.(seguiremos con el estudio de triple octava). En realidad, se trata de tres octavas, de Do a Do, una que va del Absoluto al Sol, la segunda del Sol a la Tierra, y la tercera, de la Tierra a la Luna. El H768 son los alimentos que ingerimos; el H192 es el aire que respiramos; H96 son todas aquellas materias reconocidas por los químicos se hallan en nuestro organismo. Los H 48, 24, 12 y 6, son materias desconocidas por nuestros científicos; son materias de nuestra vida psíquica y espiritual, en diferentes grados. (Ver eneagrama de ayer que completa). De esta forma podemos hacernos una idea de cómo el Universo nos crea y interpenetra y de cómo nosotros transformamos esas energías análogas al Universo.
Al estudiar el universo nos estudiamos a nosotros mismos. Gurdjieff
Como es arriba es abajo Hermes Trimegisto