Diosa Mané

Diosa Mané
Mané Castro Videla - Mujer Poeta y Artista Plástica Argentina - Española

jueves, 19 de abril de 2012

San Expedito de las causas justas y urgentes


Miles de fieles llegaron esta mañana a la Parroquia Nuestra Señora de Balvanera para venerar a San Expedito, el patrono de las causas justas y urgentes, en una jornada donde se realizan misas, bendiciones y una procesión.
La llamada 'Fiesta Grande de San Expedito' prevé la realización de una misa central, que comenzó este mediodía, presidida por Monseñor Enrique Eguía Seguí, auxiliar de la Ciudad de Buenos Aires.
Más tarde, durante el resto de la jornada, se realizarán misas con una hora y media de intervalo y bendiciones de objetos religiosos cada quince minutos, en la puerta de la parroquia.
El templo, que abrió sus puertas a la medianoche, permanecerá abierto hasta las 23 para recibir a la totalidad de los fieles que, como cada año, se concentran en el lugar.
En tanto, a las 17.00 se realizará una procesión de la Imagen Peregrina de San Expedito por las calles Azcuénaga, Rivadavia, Paso y Bartolomé Mitre.
Desde la secretaría de la parroquia informaron a la agencia Télam que no es necesario hacer fila para ingresar al templo, aunque sí hay que hacerla para tocar la imagen del Santo.
Asimismo, señalaron que 'se pueden traer velas y flores para ofrecer a San Expedito, aunque se pide al peregrino que cambie esa ofrenda por alimentos no perecederos para los más necesitados'.
El año pasado vinieron casi 300 mil personas, por lo que para esta fecha la expectativa era similar.
Por esta multitudinaria celebración, permanece cortado el tránsito en Larrea y Bartolomé Mitre y en Azcuénaga y Bartolomé Mitre, por lo que las líneas de colectivo desvían sus recorridos por la calle Hipólito Yrigoyen.
Santoral. San Expedito. Santo de las causas justas y urgentes. Es reconocido también como socorro de estudiantes, protector de problemas de familia, laborales y negocios.
Liturgia. Hechos (5,27-33) y el Evangelio de San Juan (3,31-36).
Historia de San Expedito
San Expedito era un militar romano que vivió a principios del siglo IV, comandante de una legión romana en la época del emperador Dioclesiano.
Cuenta la leyenda que en el momento de su conversión, tocado por la gracia de Dios, resuelve cambiar su vida y convertirse al cristianismo, ya que lo había conmovido profundamente la actitud de los cristianos al enfrentar la muerte.
Fue entonces que se le apareció el espíritu del mal en forma de cuervo y el cuervo le gritaba 'cras...! cras...! cras...!' que en latín significa 'mañana...mañana...mañana.... Esta decisión déjala para mañana! No tengas apuro! Espera para tu conversión!' Pero San Expedito pisoteando al cuervo gritó 'Hoy! Nada de postergaciones!'
Es por eso que San Expedito es un Santo que atiende los casos urgentes, en este mismo momento, o sea los casos que, de producirse una demora, habría un gran perjuicio. Este Santo Patrono Expedito, no atiende para ser venerado, sino para que en acción de gracias, nos acerquemos a Dios, sin postergaciones, siguiendo su ejemplo.
Es conocido como uno de los abogados de las causas imposibles, junto con Santa Rita y San Judas Tadeo, a quienes también se les suele invocar en estos casos. También ha pasado a ser patrono de las personas que quieren obtener una gracia por una causa perdida, pero la necesitan inmediatamente.
Oraciones a San Expedito
Para vencer las pruebas
¡Señor Jesús acudo a tu auxilio!
¡Virgen Santísima socórreme!
San Expedito, tu que lleno de valor abriste tu corazón a la gracia de Dios
y no te dejaste llevar por la tentación de postergar tu entrega,
ayúdame a no dejar para mañana lo que debo hacer hoy por amor a Cristo.
Ayúdame desde el cielo a renunciar a todo vicio y tentación con el poder que Jesús me da.
Que sea yo diligente, valiente y disciplinado al servicio del Señor,
y no me acobarde ante las pruebas.
Tú que eres el santo de las causas urgentes,
te presento mi necesidad (intención).
Sobre todo te pido que intercedas por mi para que persevere en la fe,
y así llegue al gozo del cielo con Cristo,
con la Virgen María, los ángeles y los santos. Amén.
Novena a San Expedito [Se debe rezar durante 9 días]
Señor, ten piedad de mí.
Jesucristo, ten piedad de mí.
Señor, ten piedad de mí.
Jesucristo, óyenos.
Jesucristo, escúchanos.
Padre Celestial, que sos Dios, ten piedad de mí.
Dios Espíritu Santo, ten piedad de mí.
Santa María, Reina de los Mártires, ruega por mí.
San Expedito, invencible atleta de la Fe, ruega por mí.
San Expedito, fiel hasta la muerte, ruega por mí.
San Expedito, que todo perdiste para ganar a Jesús, ruega por mi.
San Expedito, que fuiste atormentado, ruega por mi.
San Expedito, que pereciste gloriosamente por la espada, ruega por mi.
San Expedito, que recibiste del Señor la Corona de Justicia que prometió a los que le aman, ruega por mi.
San Expedito, auxilio de los que pierden cosas, ruega por mi.
San Expedito, patrono de la juventud, ruega por mi.
San Expedito, auxilio de los estudiantes, ruega por mi.
San Expedito, modelo de soldado, ruega por mi.
San Expedito, patrono de los viajeros, ruega por mi.
San Expedito, salvación de los enfermos, ruega por mi.
San Expedito, consolador de los aflijidos, ruega por mi.
San Expedito, apoyo fiel de los que esperan en vos, ruega por mi.
San Expedito, yo te suplico, no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy, ven a mi auxilio.
Jesús, Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, perdóname Señor.
Jesús, Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, escúchame Señor.
Jesús, Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de mi Señor.
Jesús, óyeme.
Jesús, escucha mi oración.
Que mi voz llegue a ti, Señor.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Oración a San Expedito
Mi San Expedito de las causas justas y urgentes, intercede por mi junto a Nuestro Señor Jesuscristo, para que venga en mi socorro en esta hora de aflicción y desesperanza.
Mi San Expedito tú que eres el Santo guerrero. Tú que eres el Santo de los afligidos. Tú que eres el Santo de los desesperados. Tú que eres el Santo de las causas urgentes, protégeme, ayúdame, otorgándome: fuerza, coraje y serenidad. ¡Atiende mi pedido! (hacer el pedido).
Mi San Expedito, ayúdame a superar estas horas difíciles, protégeme de todos los que puedan perjudicarme, protege a mi familia, atiende mi pedido con urgencia. Devuélveme la Paz y la tranquilidad. ¡Mi San Expedito! Estaré agradecido por el resto de mi vida y propagaré tu nombre a todos los que tienen Fe. Muchas Gracias.
Padre Nuestro, Ave María y Credo.

Fuentes: La Nación | www.san-expedito.com.ar