Diosa Mané

Diosa Mané
Mané Castro Videla - Mujer Poeta y Artista Plástica Argentina - Española

lunes, 24 de septiembre de 2012

la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) afirmó ayer que los medios de la Argentina, igual que ocurre en Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua, "enfrentan un patrón de adversidades comunes a manos de presidentes arbitrarios e intolerantes que buscan acallar a la prensa crítica".

FUENTE LA NACION En una dura resolución, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) afirmó ayer que los medios de la Argentina, igual que ocurre en Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua, "enfrentan un patrón de adversidades comunes a manos de presidentes arbitrarios e intolerantes que buscan acallar a la prensa crítica".
Al finalizar la Asamblea de medio año realizada en Cádiz, la entidad que agrupa a 1300 diarios de América latina y de Estados Unidos reclamó al gobierno argentino que "cese su política de hostigamiento contra medios y periodistas". Además, le pidió que "fomente un clima de tolerancia" y "no utilice el control del papel de diario para censurar".
También solicitó a la Casa Rosada "el cumplimiento de los fallos judiciales" que prohíben asignar la publicidad oficial en forma arbitraria y reclamó que las leyes que regulan a los medios "no se apliquen en forma selectiva y discriminatoria".
Durante la asamblea, que comenzó a sesionar el viernes, la entidad analizó detalladamente la situación de la prensa en todo el continente americano. Como consecuencia de los debates, de los que participaron hombres de prensa, juristas e intelectuales, la SIP se refirió a la Argentina en tres resoluciones.
En la primera de ellas, de carácter general, llegó a la conclusión de que "sin dudas Venezuela, Ecuador, la Argentina, Bolivia y Nicaragua enfrentan un patrón de adversidades comunes a manos de presidentes arbitrarios e intolerantes que buscan acallar a la prensa crítica".

Evaluando la situación particular de estos países, la SIP realizó una cruda descripción de los obstáculos que enfrenta el periodismo: "Numerosos medios del Estado realizan una campaña sistemática contra el periodismo independiente; la publicidad oficial es utilizada para premiar amigos y castigar medios no afines; la prensa es acusada de desestabilizadora y de golpista por los máximos responsables de la administración nacional y los mandatarios se ensañan en sus discursos con quienes levantan voces críticas".
En ese mismo pronunciamiento, al que se llegó por consenso, se señala que "en la Argentina, el gobierno se niega sancionar dos leyes que darían transparencia: una sobre acceso a la información pública y la otra para regular la publicidad oficial, incumpliendo un fallo de la Corte Suprema que establece su disposición razonable".
También afirma que en la Argentina, al igual que ocurre en Nicaragua, "el gobierno mantiene un férreo control sobre gran cantidad de medios gubernamentales mientras castiga a los medios críticos con la pauta oficial".
Pero la Asamblea de la SIP -cuyas autoridades visitaron el mes pasado la Argentina para interiorizarse de la situación de la prensa- también dedicó otras dos resoluciones particulares: una sobre la situación general de los medios y otra, sobre la distribución de publicidad.

DOS RESOLUCIONES

En la primera resolución, de carácter general, la SIP dice:
"El Gobierno "maneja selectivamente la información pública, para discriminar a medios y periodistas y obstaculizar su tarea profesional".
"La ausencia de conferencias de prensa exime a los gobernantes del escrutinio público y les permite comunicar sólo los mensajes que les interesan".
"Distintas oficinas del gobierno argentino ejercen su poder estatal sobre los medios de modo discriminatorio, aplicando regulaciones y normas administrativas de manera selectiva, o bien sancionando y beneficiando a los medios de acuerdo a su línea editorial".
"La Argentina sancionó una ley que le otorga al Poder Ejecutivo el control sobre la producción, la importación y, en general, el abastecimiento del papel para diarios, lo que habilita la discrecionalidad estatal en el manejo de este insumo".
"En los últimos meses se multiplicaron y agravaron las agresiones de altos funcionarios contra periodistas, incluyendo desmesuradas acusaciones como la de desestabilizadores, mafiosos o antisemitas".
"El clima de hostigamiento emanado del poder político halla eco en otros ámbitos, como la dirigencia local o los grupos afines, llegando incluso a generar hechos de violencia física", una práctica que también se realiza desde medios públicos, "donde existen ciclos dedicados sistemáticamente a estigmatizar y hostilizar de modo selectivo a aquellos medios y periodistas que ejercen su tarea al margen de la tutela oficial".
Ante esa situación, la SIP resolvió "instar a que el Gobierno no utilice la ley que permite controlar la producción y la importación del papel para diarios como una nueva herramienta de censura indirecta". También lo exhorta a "cesar en su política de hostigamiento" y a "no utilizar los medios públicos como herramientas de mera propaganda o bien de difamación de personas, grupos sociales o instituciones que expresan puntos de vista diferentes de los oficiales".
Asimismo, en otra resolución, la SIP solicita al Gobierno "el cumplimiento de los fallos judiciales" que prohíben la distribución arbitraria de publicidad oficial, que es usada como un sistema de premios y castigos", y "la aplicación selectiva y discriminatoria de leyes y decisiones administrativas o la manipulación de la información pública"..
EL DOCUMENTO
"En la Argentina, Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua los medios de prensa enfrentan adversidades comunes a manos de presidentes intolerantes"
"El gobierno argentino debe cesar en su política de hostigamiento a medios y periodistas y fomentar un clima de diálogo"
"También "debe abstenerse de aplicar normas en forma discriminatoria" y "controlar el papel para diarios como medio de censura"