Diosa Mané

Diosa Mané
Mané Castro Videla - Mujer Poeta y Artista Plástica Argentina - Española

sábado, 17 de diciembre de 2011

la cesta de navidad

La cesta de Navidad tiene sus raíces en las canastillas que antiguamente
 empleaban los campesinos para transportar los aguinaldos que iban
 a entregar.
Tradicionalmente, los servidores públicos y privados, basureros,
 carteros, guardias, sirvientes…., fueron quienes comenzaron a recibir
 una muestra de agradecimiento en forma de regalo o propina a cambio
 de felicitar la Navidad a quienes servían.
Otro sistema para recaudar aguinaldos ha sido, y aún continúa siendo
 en ciertos lugares, el de grupos que van por las casas deseando
 feliz Navidad a los vecinos y cantando villancicos a cambio de
alimentos o monedas.
El origen del aguinaldo se remonta a la época romana. Según cuenta
 la leyenda, la tradición surgió con Rómulo, el primer rey de Roma,
 quien recibió de sus ayudantes el primer día del año unas ramas
cortadas de un frutal del bosque de la diosa Strenia. Este obsequio
fue tomado como un indicio de buen augurio para el año venidero.
Más adelante, este gesto se transformó en un rito que se celebraba
 cada primer día del año con el nombre de estrena, sinónimo de
 aguinaldo. Con el tiempo, las primitivas estrenas fueron evolucionando
 hacia regalos más sofisticados.
A veces eran las clases inferiores las que otorgaban esos regalos
 a las superiores, en la costumbre ancestral de nunca presentarse
 ante dioses o reyes sin un obsequio adecuado, lo que acabó convirtiéndose
 en tributos o impuestos. Cuando era a la inversa, se tomaba como
 promesa de abundancia o prosperidad y se conoció desde la
 época romana como donativos.
En la actualidad, las empresas son las que mantienen viva
 esta tradición, que resiste a los embistes de la crisis.
 Porque en mayor o menor medida, siempre se encuentra
una buena manera de enviar los mejores deseos a alguien. 
                                                                          (De la red)