Diosa Mané

Diosa Mané
Mané Castro Videla - Mujer Poeta y Artista Plástica Argentina - Española

sábado, 16 de julio de 2016

Miserias de madre


Miserias de vida y de muerte
cuando te separaste de mi
y nunca jamás regresaste
Miserias de madre
Miserias de hij@
y el milagro de la esencia
al sentir tu latir dentro mío
Miserias propias
Miserias re creandonos en el vínculo
más majestuoso y estremecedor
doloroso y desgarrante de mujer
Miserias de ego,
de ese goce en soledad
de amarte placentero
que me salva de la pobreza y la desvergüenza humana
en pleno vuelo de libertad del Ser
Miserias de pérdidas, sueños y fantasmas
y de esta muerte desanudada
que sin piedad muerde el alma
a este amor acunando al hij@
Consciente e inconscientemente
no hay nada más amargo y cruel que aprender a saber
que te perdí en los laberintos y la magia de la vida
Las variantes del mal son infinitas
también sus justificaciones
y en nombre del bien
arropada con la verdad
juro que extraño ese amor
mientras mi vida se apaga lentamente
y tu vida que no es mía ni me pertenece
la veo escrita con claridad, profundidad y pasión
en constante evolución
hasta cegarme en letra viva
en la mente y el corazón
Eres tú, solo tú, hij@ mío, la pluma
de cada página de la historia
y en los destierros, eres la arena incrustada
en la mirada gritando ¡mamá!
Recordándome para no olvidar
a re armarme a partir de ser ese hilo de oro,
conductor, gestor de identidad, de eslabón
a esa apuesta a la vida de ser: Yo soy
Yo soy hij@, niña, mujer y madre
Yo soy con todas las miserias,
abandonos, hambre y sed
que habitan en el infinito
Yo soy la guerra y la paz
Yo soy la vida y la muerte
Yo soy la que elige ser
la que deja de esperar
y se re inventa en cada día, contigo y sin ti
con valor y coraje en medio de la tempestad
redoblando la apuesta, una y otra vez.
Siempre es, Yo soy
Siempre es un volver a empezar con amor
en el silencio doliente
Siempre es para y por la búsqueda del bien,
el honor, la sabiduría, la justicia
¡Siempre!
Siempre seré tu madre y tu mi hij@
No tengas miedo. ¡Yo te amo!
porque  Yo soy y tú eres, ambos somos,
el despertar
con el fin del sufrimiento
ese sendero posible de pensar
virtuoso y ético y posible de transitar
siendo parte manifiesta del mantra de Dios
en la gran cadena universal

Mané Castro Videla